Viernes 2 de diciembre de 2022

Francisco exhortó a los luteranos a trabajar juntos: "Es más lo que nos une"

  • 13 de octubre, 2016
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco recibió hoy en audiencia en el Aula Pablo VI a unos mil participantes de una peregrinación ecuménica de luteranos, que viajó desde la región de Martín Lutero en Alemania y culminó en Roma, a quienes los exhortó a trabajar juntos, al advertir que "el proselitismo es el veneno más fuerte contra el camino ecuménico", y les recordó que "lo que nos une es mucho más que lo que nos divide".
Doná a AICA.org
El papa Francisco recibió hoy en audiencia en el Aula Pablo VI a unos mil participantes de una peregrinación ecuménica de luteranos, que viajó desde la región de Martín Lutero en Alemania y culminó en Roma, a quienes los exhortó a trabajar juntos, al advertir que "el proselitismo es el veneno más fuerte contra el camino ecuménico", y les recordó que "lo que nos une es mucho más que lo que nos divide".

"Podemos continuar con confianza nuestro camino ecuménico, porque sabemos que, más allá de muchas cuestiones abiertas que todavía nos separan, ya estamos unidos", aseguró en su mensaje.

Al ser preguntado por los presentes qué hacer para convencer a los que no tienen fe, el Papa respondió: "El proselitismo es el veneno más fuerte contra el camino ecuménico".

"La última cosa que tienes que hacer es ?decir?. Tú debes vivir como cristiano elegido, perdonado y en camino. No es lícito convencer de tu fe", explicó, y sugirió: "Preparar la tierra para el Espíritu Santo, el que trabaja en los corazones. Él debe decir, no tú".

Francisco afirmó que los "grandes reformadores de nuestras Iglesias" son los santos, y los hombres y las mujeres que, sin ser teólogos, "siguen la palabra de Dios y la practican".

Un estudiante de teología le preguntó qué le gusta y qué no le gusta de los luteranos, y el Papa respondió: "Me gustan los luteranos buenos, los que siguen la fe de Jesucristo. No me gustan los católicos tibios y los luteranos tibios", y recordó que "no se puede ser cristiano sin practicar las bienaventuranza, sin hacer lo que Jesús nos enseña en Mateo 25".

El Papa consideró que es "hipócrita ser cristiano y echar lejos a un refugiado, a uno que necesita ayuda, a uno que tiene hambre", y advirtió sobre la contradicción entre querer defender el cristianismo en Occidente y "estar contra las otras religiones".

"Y esto no es una cosa de los libros... es una cosa que está en los diarios y en los noticieros de todos los días. La enfermedad, o mejor dicho el pecado que Jesús más condena es la hipocresía", agregó.+