Miércoles 18 de mayo de 2022

Francisco a los padres mercedarios: hay más esclavos hoy que en el pasado

  • 7 de mayo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa recibió en audiencia a los participantes en el Capítulo General de la Orden de la Santísima Virgen María de la Misericordia que se centró en el tema "Hagan lo que él les diga".
Doná a AICA.org

“Hay más esclavos en este tiempo que en el pasado”, enfatizó esta mañana el papa Francisco al dirigirse a los religiosos de la Orden de la Santísima Virgen María de la Misericordia, fundada en 1218 con el objetivo de liberar a los cristianos presos esclavizados. En su discurso, improvisado en español, el pontífice señaló que “aún hoy hay muchos presos que liberar”.

“Cambian de geografía, cambian de modalidad, cambian de color, pero la esclavitud es una realidad que se adapta cada vez más. Cada vez más y con más variedad. Hoy tal vez podamos decir con certeza que hay más esclavos que en el momento de su fundación”, dijo el Santo Padre a los padres mercedarios.

Y agregó: “Esto debe ser un desafío, por supuesto, para su respuesta. Las nuevas formas de esclavitud, las que se disfrazan, las que no se conocen, las que se ocultan, pero son muchas. Incluso en megaciudades como Roma, Londres, París, en todas partes, hay esclavitud. Búsquenlos y pregunten al Señor: ¿qué debo hacer?”

Francisco indicó entonces un camino que debe guiar el camino de las personas consagradas: "los religiosos nunca podemos olvidar que no hay seguimiento sin servicio ni servicio sin cruz". 

La situación actual, subrayó el Papa, podría compararse con la del pasaje del Evangelio de las bodas de Caná en el que María dice a Jesús: “No tienen más vino”. Muchas realidades que podemos ver hoy en el mundo, en la Iglesia, recuerda el Papa, nos hablan “de esta falta, de la falta de esperanza, de motivación, de soluciones. Frente a esto, la Virgen los interpela: ¡escúchenlo!”.

No vas al Capítulo a decir lo correcto
El discurso de Francisco se apoya luego en varias preguntas: “¿qué debemos escuchar? ¿Las voces que nos cuentan todas las cosas malas? ¿Los que nos venden soluciones fáciles o quizás los que nos ofrecen soluciones de compromiso?”. María pide que sea Jesús quien interrogue "el corazón de una manera nueva, original e inesperada". 

Recordando el episodio de las Bodas de Caná, el Papa subrayó también que Jesús "propone algo que ciertamente a ningún siervo se le habría ocurrido: llenar las tinajas de la purificación y además llenarlas de agua". A los sirvientes Jesús no les dice "lo que esperan, sino algo que jamás habrían imaginado escuchar". 

Pasando de la escena de Caná a la del mundo de hoy, el Papa explicó a los religiosos que "no se va al Capítulo a decir lo justo. Se va a escuchar con sencillez, con gratitud, con abandono".

Refiriéndose a la escena de las Bodas de Caná, el pontífice añadió que las tinajas de la purificación “nos invitan a volver al primer amor, a la fuente, a recuperar la actitud inocente y esperanzada de nuestros primeros años de vida consagrada. Las tinajas que se vaciaron, deben volver a llenarse con la misma alegría con la que se llenaron antes de que comenzara el banquete". 

El Señor, afirmó el Papa, nos pide esto: "volver a empezar cada día, en cada proyecto, no se cansen, no se desanimen. La vocación de la Iglesia es evangelizar". Francisco los exhortó entonces a abrir el "corazón para acoger la sorpresa que Jesús nos trae, a escuchar a María, a no tener miedo de dejarnos sorprender por esta voz que invita a llenar las tinajas, a ser consumidos en servicio concreto y simple. Hay que saber ser como María, junto a Cristo al pie de la cruz".+