Domingo 17 de octubre de 2021

Francia conmocionada por el asesinato del padre Olivier Maire

  • 10 de agosto, 2021
  • París (Francia) (AICA)
El hombre que confesó el asesinato había sido acusado por el incendio de la catedral de Nantes el año pasado.
Doná a AICA.org

El padre Olivier Maire, superior provincial de la Congregación de los Montfortianos, también conocidos como Compañía de María, fue asesinado ayer, lunes 9 de agosto, en la Vendée, en Saint-Laurent-Sur-Sevre. El país quedó conmocionado ante el hecho y muchas figuras públicas y políticas han reaccionado y declarado al respecto.

Su cuerpo fue encontrado por la policía tras la confesión de un hombre que se presentó a la gendarmería, el mismo hombre, que un año atrás, fue acusado por el incendio de la catedral de Nantes.

Emmanuel Abayisenga, de 40 años, nacido en Ruanda, había sido puesto en libertad bajo supervisión judicial a principios de junio y había encontrado refugio en una comunidad religiosa -a la que pertenecía el sacerdote asesinado- mientras esperaba su juicio, previsto para 2022. 

Como ya había dicho su abogado, el hombre era "física y psicológicamente frágil". Los investigadores descartaron un móvil terrorista, pero abrieron una investigación por homicidio voluntario.

El padre Olivier, de 60 años, fue el primer superior provincial local de los Misioneros Monfortianos, una congregación religiosa fundada por San Luis María Grignion de Montfort.

La Conferencia Episcopal Francesa y la Conferencia de Religiosos de Francia indicaron en un comunicado conjunto que el hombre sospechoso de asesinar al sacerdote “se estaba quedando con el P. Olivier Marie” al momento del homicidio.

El presidente de los obispos franceses, monseñor Éric de Moulins-Beaufort, tuiteó su dolor personal y la cercanía de la Iglesia de Francia a la familia del sacerdote y a su congregación. 

“Vivió -escribió- siguiendo a Cristo hasta el final, en la acogida incondicional de todos. Rezo por su familia, sus hermanos y por todas las personas traumatizadas por esta tragedia, incluido su asesino”. 

El padre Santino Brembilla, superior general de los monfortianos, habló del padre Olivier Maire como "un religioso, un sacerdote y un misionero de gran valor, un especialista en la espiritualidad monfortiana que acompañó a toda su comunidad en la comprensión profunda del mensaje de su fundador, Louis-Marie Grignion de Montfort".

Las palabras del presidente Macron y del gobierno
El presidente Emmanuel Macron y el primer ministro Jean Castex también expresaron su solidaridad con los católicos de Francia y con la Congregación de Montfort, y dijeron estar profundamente conmocionados por lo ocurrido. 

"Llevaba la generosidad y el amor al prójimo hasta en sus rasgos faciales", tuiteó el presidente, añadiendo que "proteger a los que creen es una prioridad". 

"Queremos que se aclare este acto odioso: desquitarse con un sacerdote, con un hombre de la Iglesia, es desquitarse con el alma de Francia, manifestó el ministro del Interior, Gérald Darmanin, en una rueda de prensa celebrada al término de su encuentro con los miembros de la congregación de Montfort. 

Gérald Darmanin rechazó entonces cualquier polémica con la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, que afirmó que el sospechoso ruandés no había sido expulsado tras el incendio de Nantes. El ministro del Interior dijo que el ruandés no podía ser deportado porque estaba bajo supervisión a la espera de una decisión judicial.

El P. Oliver Maire 
El sacerdote francés era muy querido en la Iglesia, especialmente como impulsor de retiros espirituales. Uno de los participantes en uno de los retiros, alabó la figura del religioso: “Aprecié su disponibilidad, su escucha atenta a las sugerencias, y también la libertad con la que expresaba sus deseos en distintas áreas. Cada Eucaristía fue un momento intenso de oración y acción de gracias”, manifestó.

Otra persona que lo conoció recuerda “la semana de calma y renovación gracias a la belleza del lugar, la calidad de los momentos de oración, la profundidad y sencillez de Olivier Maire”.

Nacido en 1961 en la localidad de Besançon (en el este de Francia), el Padre Maire fue ordenado sacerdote en 1990. Fue el primer superior provincial de los Misioneros Monfortianos, una congregación religiosa fundada por San Luis María Grignion de Montfort, pueblo donde fue sepultado el fundador y donde el papa San Juan Pablo II predicó en 1996.

A lo largo de sus años como ministro del Señor, el padre Olivier Maire ofició misas importantes, una de las últimas el pasado 11 de octubre, con motivo de los 300 años de la llegada de la beata Marie Louise de Jesús a Saint-Laurent-sur-Sèvre, quien junto con Monfort, fundó a las Hijas de la Sabiduría, una congregación religiosa femenina.+