Domingo 24 de octubre de 2021

Fieles difuntos: El Papa invitó a no perder la esperanza que da sentido a la vida

  • 2 de noviembre, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
En una ceremonia con apenas público, el pontífice celebró la misa de Difuntos en la iglesia del Cementerio Teutónico.
Doná a AICA.org

El papa Francisco celebró  este lunes 2 de noviembre, la misa de Difuntos en la iglesia del Cementerio Teutónico del Vaticano, en una ceremonia con apenas público (las religiosas del Divino Redentor y los concelebrantes) por las restricciones motivadas por el coronavirus. 

Tras la Eucaristía el pontífice se dirigió a las Grutas Vaticanas para orar, en privado, por el alma de los pontífices fallecidos.

En la homilía, improvisada, Francisco hizo suyas las palabras de Job y recordó que la certeza cristiana de la vida en el más allá es un “don gratuito” de Dios que debemos pedir.

En los momentos de alegría y en los malos momentos, en las pruebas, cuando incluso la muerte se acerca, “repitamos como Job: sé que mi Redentor está vivo y lo veré con mis ojos”. 

Esta es la esperanza cristiana, un regalo que sólo el Señor puede darnos, si se lo pedimos. Hoy, “en el pensamiento de tantos hermanos y hermanas que se han ido, nos hará bien mirar y mirar hacia arriba”, repitiendo las palabras de Job. 

El Papa comentó el pasaje de la primera Lectura de la liturgia de hoy, extraído del Libro del profeta Job, que “derrotado, en efecto, acabado en su existencia, por enfermedad, con la piel casi arrancada, hasta la muerte”, todavía tiene una certeza y lo dice: “Sé que mi Redentor está vivo y que, finalmente, se levantará sobre el polvo”.

Job, explicó Francisco, “está más abajo, más abajo, más abajo”, pero en ese momento “está ese abrazo de luz y calor que lo tranquiliza: "Veré al Redentor con estos ojos“, ”mis ojos lo contemplarán, y no otro“.

Esta certeza, casi en el momento del final de la vida, subraya el pontífice, “es la esperanza cristiana”. Una esperanza que es un regalo: “No podemos tenerla”, pero debemos pedirla: “Señor, dame esperanza”. Hay tantas cosas malas, continuó el papa Francisco, “que nos llevan a la desesperación, a creer que todo será una derrota final, que después de la muerte no hay nada”.

"La esperanza no defrauda, nos dijo Pablo. La esperanza nos atrae y le da sentido a la vida. No veo la otra vida. Pero la esperanza es el don de Dios que nos acerca a la vida, al gozo eterno. La esperanza es un ancla que tenemos del otro lado: nosotros, aferrados a la cuerda, nos apoyamos. Sé que mi Redentor está vivo y lo veré. Y esto, para repetirlo en momentos de alegría y en malos momentos, en momentos de muerte, por así decirlo", dijo el Papa.

La esperanza, añadió Francisco, “es un regalo gratuito que nunca merecemos: se da, se da. Es gracia “. Y en el pasaje del Evangelio de Juan, Jesús confirma “esta esperanza que no defrauda: 'Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí'. 

Este es el objetivo de la esperanza: ir a Jesús. “Y al que a mí viene, no le echo fuera”. 

El Señor, concluyó el pontífice, es “quien nos recibe allí, donde está el ancla. La vida con esperanza es vivir así: agárrate fuerte, cuerda en mano, sabiendo que el ancla está allá”. Y no defrauda.

Hoy, en el pensamiento de tantos hermanos y hermanas que se han ido, nos hará bien mirar los cementerios y mirar hacia arriba y repetir, como Job: “Sé que mi Redentor vive y lo veré yo mismo; mis ojos lo contemplarán, y no otro”. Y esta es la fuerza que nos da esperanza, este don gratuito que es la virtud de la esperanza. Que el Señor nos lo dé a todos”. +