Sábado 31 de julio de 2021

Falleció un sacerdote ciego de Puerto Iguazú

  • 25 de enero, 2021
  • Posadas (Misiones) (AICA)
Se informó el fallecimiento del presbítero Abel Orlando Galarza, de 64 años, el segundo sacerdote consagrado con ceguera en la Argentina.
Doná a AICA.org

La diócesis de Puerto Iguazú informó en un comunicado firmado por su canciller, presbítero Rolando Bragañolo, el fallecimiento del presbítero Abel Orlando Galarza, que falleció el sábado 23 de enero en Posadas, Misiones. 

Luego de una larga enfermedad, a los 64 años, el sacerdote que padecía ceguera de nacimiento, falleció en la casa de Posadas en la que residía con su hermana y su sobrino.

El obispo diocesano, monseñor Nicolás Baisi, lo había visitado semanas atrás y le había dado la unción de los enfermos. “Con la cercanía de nuestro pastor, rezamos por el eterno descanso de nuestro hermano en Cristo. Recemos especialmente por sus familiares y amigos especialmente su hermana y sobrino”, expresa el comunicado.

El padre Galarza, oriundo del pueblo misionero de Santo Pipó, en 1996 recibió el diaconado y fue ordenado sacerdote en la catedral de Puerto Iguazú el 19 de marzo de 1999 por monseñor Joaquín Piña SJ. Ejerció su ministerio en la catedral de Puerto Iguazú y en la entonces vicaria San Cayetano, hoy parroquia.

Antes de ser ordenado sacerdote fue entrevistado por el diario La Nación y expresaba: "No veo que llegue la hora fijada para esta tarde a las 19, cuando monseñor Joaquín Piña (obispo de Puerto Iguazú) me consagre. Los amigos me llaman de todos lados y quieren estar presentes, al igual que los feligreses de mi parroquia, que han trabajado para arreglar el templo mientras la Cooperativa Eléctrica prestó sus luces para iluminarlo. En fin, me siento muy feliz al saber que dedicaré mi vida a servir a Dios y a la gente".

Sobre su vocación, había dicho: "Sólo cumplo con mi vocación y asumo una decisión para siempre. Quiero sentirme útil al lado de Dios, comienzo una nueva vida y no alcanzo a expresar la inmensa felicidad que me llena el alma; con absoluta humildad lo digo".+