Jueves 16 de septiembre de 2021

Fallecieron dos sacerdotes de la diócesis de Jujuy

  • 28 de diciembre, 2020
  • San Salvador de Jujuy (AICA)
La diócesis de Jujuy despidió a dos sacerdotes, fallecidos el 23 y el 25 de diciembre. Se trata de los presbíteros Marcelo Gallino y César Lovaglio, respectivamente.
Doná a AICA.org

La parroquia San Juan Diego, de Calilegua, en la diócesis de Jujuy, informó en la mañana del 23 de diciembre el fallecimiento del presbítero Marcelo Pablo Gallino, que durante más de 28 años acompañó a la comunidad religiosa de la ciudad. La noticia causó mucha tristeza entre los habitantes.

"Para cada uno de nosotros fue un hijo, un hermano y un padre. Hoy queremos recordar su entrega, aunque estemos llenos de dolor", escribieron en las redes sociales de la parroquia.

"Nos queda su amor, cariño, sonrisa y ganas de proyectar y llevar a Juan Diego por todo el país", agregaron y agradecieron: "¡Gracias padre "Cacho" por tanto amor! Gracias por formar parte de esta comunidad que con gran dolor te despide. Te pedimos que nos ayudes a tener, cada día, un corazón como Juan Diego".

La misa exequial fue celebrada en dicha parroquia y estuvo presidida por el obispo de Jujuy, monseñor César Daniel Fernández, quien destacó el servicio prestado por el sacerdote en la diócesis.

Al finalizar la misa, el obispo transmitió el saludo del papa Francisco, que conocía muy bien al “padre Cacho” y colaboró en la construcción de un salón-capilla en uno de los barrios de Calilegua, inaugurado hace unos días, inauguración de la que el sacerdote no pudo participar porque su enfermedad se había agravado. En su mensaje, el Santo Padre consideró que el sacerdote era uno de los que él llama “santos de la puerta de al lado”.

La celebración eucarística contó con la presencia de varios sacerdotes de la diócesis y de sus hermanos, uno de ellos también sacerdote.

En la tarde del 25 de diciembre falleció el presbítero César Lovaglio, nacido en Buenos Aires el 9 de marzo de 1947 y llegado a Jujuy de la mano de monseñor Esteban Blanco.

Fue ordenado sacerdote por monseñor Miguel Medina, el 26 de agosto de 1972. Se desempeñó por muchos años en lo que fuera el Colegio Instituto de Río Blanco, junto con monseñor Blanco, atendiendo a los jóvenes internos que en ese entonces se educaban en ese instituto educativo.

Luego se desempeñó como párroco en varias comunidades: Santa Teresita, Espíritu Santo en Palpalá, ciudad de Nieva, fue capellán del Ejército y se desempeñó en la capellanía del Regimiento de Infantería 20. También fue capellán del Buen Pastor.

Últimamente se había desempeñado en el Tribunal Eclesiástico Diocesano, y desde hace varios años estaba retirado y enfermo. A causa del agravamiento en su salud fue internado en la Clínica del Rosario y falleció en la tarde de la Navidad.

Sus restos fueron velados en el santuario de Río Blanco el 26 de diciembre, y a las 12 fue celebrada la misa de exequias, presidida por el obispo. Participó un numeroso grupo de sacerdotes y muchos laicos.

Monseñor Fernández destacó la personalidad del padre César y el ofrecimiento de su vida y los dolores de la enfermedad por el presbiterio y por la diócesis de Jujuy.

Visiblemente emocionado, el obispo reconoció el servicio del sacerdote y los momentos que pudo compartir con él en el largo período de su enfermedad.

Al finalizar la misa, el vicario general, presbítero Víctor Acchura, habló en nombre de los sacerdotes, destacando la importancia del testimonio del padre César en su larga vida sacerdotal, su amor a la Virgen y su servicio, sobre todo en Río Blanco.

Posteriormente fue sepultado en el cementerio sacerdotal en el predio de Río Blanco, junto a la tumba de su amigo, monseñor Esteban Blanco. Los fieles expresaron su gratitud y admiración por el sacerdote con un prolongado aplauso.+