Martes 30 de noviembre de 2021

"Escucha y desborde", las claves del Papa a la Asamblea Eclesial

  • 21 de noviembre, 2021
  • Ciudad de México (AICA)
Francisco envió un mensaje a los mil participantes de la Asamblea Eclesial, que comenzó el domingo en modalidad presencial y virtual desde la basílica de la Virgen de Guadalupe en México.
Doná a AICA.org

Las mil personas que desde el 21 de noviembre participan de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, recibieron un mensaje del Santo Padre Francisco.

“Saludo cordialmente a los participantes en la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, que se celebra del 21 al 28 de noviembre en la Ciudad de México con el deseo de impulsar una Iglesia en salida, sinodal, reavivar el espíritu de la V Conferencia General del Episcopado que, en Aparecida en 2007, nos convocó a ser discípulos misioneros”, expresó el Papa.

Además, destacó que esta Asamblea busca “animar la esperanza, vislumbrando en el horizonte el Jubileo Guadalupano en 2031 y el Jubileo de la Redención en 2033”.

“Les agradezco su presencia en esta Asamblea, que es una nueva expresión del rostro latinoamericano y caribeño de nuestra Iglesia, en sintonía con el proceso preparatorio de la XVI Asamblea general del Sínodo de los Obispos que tiene como tema 'Para una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión'”, recordó.

El papa Francisco hizo hincapié en dos palabras: Escucha y desborde, y consideró que son estas claves las que "vertebran y orientan la sinodalidad comunión, participación y misión”.

Al referirse a la escucha, expresó: "El dinamismo de las asambleas eclesiales está en el proceso de escucha, diálogo y discernimiento. En una Asamblea el intercambio facilita ‘escuchar’ la voz de Dios hasta escuchar con Él el clamor del pueblo, y escuchar al pueblo hasta respirar en él”.

En cuanto al desborde, consideró que “el discernimiento comunitario requiere mucha oración y diálogo para poder hallar juntos la voluntad de Dios, y también requiere encontrar caminos superadores que eviten que las diferencias se conviertan en divisiones y polarizaciones”.

Por eso pidió al Señor que la Asamblea "sea expresión del ‘desborde’ del amor creativo de su Espíritu, que nos impulsa a salir sin miedo al encuentro de los demás, y que anima a la Iglesia para que, por un proceso de conversión pastoral, sea cada vez más evangelizadora y misionera”.

“Queridos hermanos y hermanas, los animo a vivir estos días acogiendo con gratitud y alegría este llamado al desborde del Espíritu en el pueblo fiel de Dios que peregrina en América Latina y el Caribe. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide con su protección maternal. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí”, concluyó el pontífice. +