Martes 25 de enero de 2022

En su visita a Sauce, Mons. Canecín instó a "reactivar la sinodalidad"

  • 7 de octubre, 2021
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, concluyó su visita pastoral de siete días en el departamento de Sauce, en el sur de la provincia de Corrientes.
Doná a AICA.org

Tras siete días de intenso recorrido por el departamento de Sauce, en el extremo sur de la provincia de Corrientes, el obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, concluyó su visita pastoral a la parroquia Nuestra Señora del Carmen.

El prelado expresó su alegría por "las maravillas del Señor testimoniadas en cada uno de los sauceños”, a quienes exhortó a participar de la vida eclesial y a “reactivar la sinodalidad, consolidar las estructuras de comunión y participación”.

“Al recorrer cada comunidad, acercándome hacia ustedes, iba agradeciendo al Señor, porque los veo muy contentos con su párroco, el padre Pablo Esteban Stortti y creo que en su designación el Señor nos ayudó a discernir bien, para proveer a Sauce de un sacerdote que los acompañe en este tramo de la historia y procure impulsar lo que la Iglesia nos pide en sintonía con el magisterio del papa Francisco”.

Al reconocer la labor pastoral del joven sacerdote dijo: “En los pocos meses que lleva como párroco ya podemos ver los frutos de este acompañamiento, tanto en las comunidades rurales más recónditas, las más cercanas, en los barrios y en la sede, por eso, hago una profunda acción de gracias”.

El obispo se mostró muy agradecido al señalar: "En estos días he visto profundas maravillas del Señor testimoniadas en cada uno de ustedes, en sus rostros, semblantes y en sus gestos y en sus palabras, así que mi corazón de obispo y de pastor diocesano está contento, por eso quiero alabar al Señor”.

El prelado consideró que el objetivo de la visita fue logrado, ya que “se ha sentido la presencia de Jesús, el único Buen Pastor, y escuchado su voz que nos llega a través de la Palabra y de la realidad y de los hermanos”.

Al hacer un balance de su recorrida, expresó: "Me voy de esta visita con más fe, porque aprendi a mirar mi ministerio sacerdotal como lo miran ustedes, miran con fe al sacerdote, miran con fe al obispo y por eso me han recibido con tanto cariño, amor y con tanto esmero, esfuerzo y dedicación”.

La comunidad parroquial de Sauce le obsequió al obispo una casulla blanca y una estola bordada con el logo del jubileo diocesano por los 60 años de la diócesis, y con el logo que identifica el ministerio episcopal de monseñor Canecín.

En esta semana pastoral, el obispo afirmó haber descubierto “un enorme potencial en cada persona y en cada comunidad, que significa posibilidades, capacidades, dones, talentos, cualidades. ¡Hermanos todos! sepan que Dios los ha adornado con muchas cosas y cada uno de ustedes tiene mucho para aportar a la Iglesia y a la sociedad. Toda la transformación que esperamos en la Iglesia, ustedes pueden concretarla, aportando sus tiempos, talentos y capacidades”.

Finalmente, animó a reactivar la sinodalidad y, en este caminar juntos, “consolidar las estructuras de comunión y participación”.

Acompañado por el presbítero Pablo Esteban Stortti, párroco del lugar, el obispo visitó diversas comunidades, algunas muy distantes de la localidad de Sauce, ubicadas en la zona rural. También visitó el Instituto Bernardino Rivadavia, el hospital y a la comunidad religiosa de las Hermanas del Instituto de la Misericordia de Verona, con el intendente y concejales electos que asumirán próximamente, grupos juveniles y el consejo pastoral parroquial, entre otros.+