Domingo 29 de enero de 2023

En respuesta al pedido del Papa, sacerdotes peruanos confesarán durante 24 horas

  • 11 de marzo, 2014
  • Piura (Perú)
El arzobispo de Piura, en el norte del Perú, monseñor José Antonio Eguren, exhortó a los sacerdotes de su arquidiócesis a responder al pedido del papa Francisco para realizar la Jornada "24 horas para el Señor", atendiendo ininterrumpidamente por un día completo a las personas que se acerquen al sacramento de la Reconciliación, y delegó a los sacerdotes la facultad de absolver del pecado del aborto durante la Cuaresma y hasta el domingo de Pascua. Las "24 horas para el Señor" se realizará a partir de las 17 del viernes 28 de marzo hasta las 16 del sábado 29 de marzo, es una invitación del Santo Padre a través del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, y que el mismo Pontífice también lo hará en Roma.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Piura, en el norte del Perú, monseñor José Antonio Eguren, exhortó a los sacerdotes de su arquidiócesis a responder al pedido del papa Francisco para realizar la Jornada "24 horas para el Señor", atendiendo ininterrumpidamente por un día completo a las personas que se acerquen al sacramento de la Reconciliación, y delegó a los sacerdotes la facultad de absolver del pecado del aborto durante la Cuaresma y hasta el domingo de Pascua.

Las "24 horas para el Señor" se realizará a partir de las 17 del viernes 28 de marzo hasta las 16 del sábado 29 de marzo, es una invitación del Santo Padre a través del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, y que el mismo Pontífice también lo hará en Roma.

Para unirse a esta jornada se les pide a los sacerdotes que inicien la jornada de reconciliación, con una liturgia breve y concluyan con la exposición del Santísimo Sacramento.

Monseñor Eguren, en la circular enviada a los sacerdotes de su diócesis, reflexiona que la Cuaresma "es un tiempo especial de purificación y de renovación de la vida cristiana para poder participar con mayor plenitud y gozo del misterio pascual de Cristo".

Les recordó que en la confesión tienen un "valioso don que ofrecer a nuestros hermanos en nombre del Señor" y que Cristo les confió. Por tanto, expresó el arzobispo, "somos por voluntad del Señor los únicos ministros del sacramento de la penitencia, sacramento que restablece la amistad con Dios y con los hijos de su familia, que es la Iglesia".

Pidió que se dediquen con generosidad a confesar y en horarios más amplios "dediquemos más tiempo a oír confesiones", como el Santo Cura de Ars, que "durante largo tiempo del día permanecía sentado en el confesionario, prisionero de los pecadores. De ahí que sufriera de una serie de hernias muy dolorosas".

El prelado también invitó a los sacerdotes a no olvidarse de la "necesidad de confesar sus propios pecados y debilidades", como recordaba recientemente el papa Francisco "En un sacerdote que no se confiesa o se confiesa mal, su ser como sacerdote y su ministerio se resentirían muy pronto, y se daría cuenta también la comunidad de la que es pastor".

Finalmente, el arzobispo de Piura, encomendó la ciudad "a María Santísima, la Madre dolorosa que estuvo al pie de la cruz de su Divino Hijo, viendo cómo la obra de nuestros pecados era perfectamente reconciliada por el desbordante amor salvífico de Jesús crucificado, que nos alcance de su Hijo ver los frutos de una mayor conversión y santificación nuestra y de nuestros hermanos por medio de una práctica más convincente y generosa del sacramento de la reconciliación durante la Cuaresma 2014".+