Sábado 22 de junio de 2024

El primado ucraniano aseguró que "la guerra no detiene la Navidad"

  • 12 de diciembre, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
"Detengan las acciones militares, dejen de matarnos, este será el primer paso hacia una paz auténtica y duradera", pidió monseñor Sviatoslav Shevchuk, que explicó también cómo se celebrará la Navidad.
Doná a AICA.org

"Detengan las acciones militares, dejen de matarnos, éste será el primer paso hacia una paz auténtica y duradera. La paz es algo más profundo que la ausencia de guerra. No se trata sólo de ganar en la guerra, sino de ganar el espíritu mismo de la guerra, ganarla en sus causas”. Mientras hacía esta nueva y sentida súplica por Ucrania y su pueblo, detrás del arzobispo mayor de Kyiv-Halyc, monseñor Sviatoslav Shevchuk, había un casco y un chaleco antibalas. 

"Sientan lo pesados que son... Nos los poníamos todos los días. Alguien bromeaba: ¡son los nuevos ornamentos litúrgicos!", dijo el líder de la Iglesia greco-católica ucraniana a los periodistas en misión con las embajadas ante la Santa Sede de Polonia y Ucrania, a quienes recibió en el arzobispado con galletas y café.

Mucho ha cambiado desde aquellos primeros días de finales de febrero de la agresión rusa contra Ucrania cuando, afirmó monseñor Shevchuk señalando una ventana, "se veía una lluvia de fuego que bajaba de allí". 

Él mismo estuvo refugiado con cientos de personas en la cripta de la catedral de la Resurrección. En estos días habla más relajado. Sus pensamientos se centraron especialmente en la próxima Navidad: "Tenemos la costumbre de cantar villancicos con nuestros vecinos, especialmente con los más necesitados, para compartir alegría y buenos deseos. Todo el mundo se pregunta ahora: ¿habrá alegría navideña, estará permitido cantar o debemos callar y llorar? Les dije que sí, y sí, habrá Navidad. Tenemos derecho a celebrar la Navidad con una alegría que no procede de diversiones profanas, sino del Cielo, porque va a nacer el Príncipe de la Paz", sostuvo.

Estas celebraciones llegarán hasta la línea del frente. De hecho, habrá alguien cantando para los soldados comprometidos en la línea de combate, anunció monseñor Shevchuk. "En la época soviética - recordó - los villancicos eran una forma de protesta contra el régimen comunista ateo. La gente cantaba para superar ansiedades y tristezas. Los villancicos son una expresión de la fe cristiana, son una catequesis que canta el nacimiento de Jesús. Por ello, muchos se preparan para ir a cantar con nuestros soldados en la frontera. Sé que varios estudiantes se están organizando". 

La fiesta se celebrará en todos los refugios antiaéreos y en todos los hogares: "Celebraremos la Navidad en el frío y la oscuridad. Esto nos hará vivir la historia de la Sagrada Familia en nuestra propia piel, también en el frío y la oscuridad, pero con alegría celestial", señaló.

Se trata, por tanto, de un mensaje de esperanza que el líder greco-católico quiere difundir en un momento en que los ataques parecen haberse reducido en Ucrania y muchas ciudades han sido liberadas. "Sí, pero hay que tener cuidado. Cuando uno oye la alarma antiaérea, ya no le presta atención. Esto demuestra que el peligro no disminuye, sino que la gente se acostumbra psicológicamente a él. Es un riesgo, porque ahora tenemos el fenómeno de los misiles. Pueden caer en cualquier sitio, en Kiev como en Lviv. No hay ningún lugar seguro en Ucrania", sostuvo.

Sin embargo, es más urgente hacer frente a las emergencias. Y la primera en estos momentos, para la Ucrania en guerra, es la del frío y la imposibilidad de calentarse debido a los cortes y racionamientos de electricidad. "El frío es la causa de la quinta oleada de desplazados internos", explicó monseñor Shevchuk. 

"Desde el comienzo de la guerra, primero los oligarcas cogieron el dinero y huyeron; luego lo hicieron los que, por sus propios medios, se ayudaron y encontraron hoteles y otros lugares; y, luego, de nuevo la gente sin nada, que huyó con las manos vacías. Pienso, por ejemplo, en esa familia de la ciudad de Boryspil que caminó 23 kilómetros descalza por la noche, junto con sus hijos. Después, hubo una cuarta oleada de refugiados que no se alejaron demasiado, sino que buscaron la aldea más cercana y esperaron el momento de volver a casa. Ahora la nueva oleada, la quinta: los refugiados que huyen, no de la guerra sino del frío, y abarrotan el centro y el este de Ucrania", graficó.

"No estábamos preparados para el fenómeno de no tener electricidad y necesitar alimentar a tanta gente", dijo monseñor Shevchuk. "Inmediatamente, tomamos medidas para construir cocinas que ofrecieran comidas calientes". De hecho, se construirá una cocina justo debajo de su casa: "Estará lista en unos días, tenemos que organizar la logística de la distribución de alimentos. Como Iglesia no podemos esperar dar de comer a todo el mundo, pero intentamos acoger a todos los que podemos. Esta es nuestra labor pastoral".

Es precisamente esa pastoral de cercanía la que ha llevado a monseñor Shevchuk, cada día desde el 24 de febrero, a producir un mensaje de video que se difunde en la web. Una iniciativa exigente, cuyo origen explicó también el jefe de la Iglesia greco-católica: "El primer día, todo el mundo estaba desorientado, se veían helicópteros rusos y fuego desde el cielo, el mundo entero empezó a llamarme: ¿estás vivo?, ¿dónde estás?, ¿qué estás haciendo? No sabía qué decir: no sé si seguiré vivo dentro de dos horas, pensé. Así que le dije al secretario: hagamos un mensaje para confirmar que estamos vivos. Me di cuenta de que, con estos mensajes, podía ayudar a la gente a racionalizar su miedo y a hablar de la esperanza que da la fe. Después de 2 o 3 semanas, me pregunté: ¿merece la pena? Un día fui a la atormentada ciudad de Zytomyr y, en una parroquia, se me acercó una anciana y me dijo: 'Vivimos en un terror constante, tenemos miedo, es bueno que hable con nosotros'. '¡Pero, señora, ya no sé qué decirles!' 'No importa lo que diga, sino que hable con nosotros'". Entonces me di cuenta de que, aunque a veces no sepa qué decir, es importante que la gente oiga la voz de su Iglesia, acompañándolos".+