Lunes 27 de mayo de 2024

El Papa: san Francisco Javier, ejemplo misionero para los jóvenes

  • 17 de mayo, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco dedicó su catequesis al "más grande misionero de los tiempos modernos": "Dondequiera que estaba, cuidaba mucho de los enfermos, los pobres y los niños".
Doná a AICA.org

“El amor de Cristo fue la fuerza que lo llevó hasta las fronteras más lejanas, con constante trabajo y peligro, superando contratiempos, decepciones y desalientos, más aún, dándole consuelo y alegría para seguirlo y servirlo hasta el final”: así describió el papa Francisco a san Francisco Javier, en su audiencia general de este miércoles 17 de mayo en la Plaza de San Pedro, retomando sus catequesis sobre los “modelos ejemplares de celo apostólico”.

El Santo Padre reflexionó hoy sobre la figura de ese santo, “justamente considerado el mayor misionero de los tiempos modernos" y patrono de las misiones católicas”.

Recordando la vida del santo jesuita, Francisco subrayó lo importante que fue encontrarse con Ignacio de Loyola: “Se hicieron grandes amigos, e Ignacio ayuda a Francisco a vivir una experiencia espiritual nueva y profunda, una verdadera conversión, para liberarse de toda ambición y dedicarse sin reservas al servicio de Dios, amando y siguiendo a Jesucristo. Al terminar los estudios, junto a algunos otros amigos, van a Roma y se ponen a disposición del Papa para las necesidades más urgentes de la Iglesia en el mundo. Al principio son una decena, y deciden llamarse la “Compañía de Jesús””.

San Francisco Javier fue uno de los misioneros que fueron enviados a las Indias orientales: “Eran misioneros apasionados, preparados para soportar fatigas y peligros inmensos, alcanzar tierras y encontrar pueblos de culturas y lenguas completamente desconocidas, impulsados sólo por el fortísimo deseo de dar a conocer a Jesucristo y su Evangelio, y así “salvar”, conducir a Dios y a su verdadero bien a tantas personas”.

Recordando la evangelización en las Indias Orientales, Francisco subrayó que el santo “va a evangelizar a los pobres pescadores de la costa meridional de la India, enseñando catecismo y oraciones a los niños, bautizando y cuidando a los enfermos”. Durante una oración nocturna ante la tumba del apóstol san Bartolomé, Francisco Javier siente que debe ir más allá de la India: “Deja en buenas manos el trabajo ya iniciado y zarpa con valentía hacia las Molucas, las islas más lejanas del archipiélago indonesio, donde en dos años de trabajo fundó varias comunidades cristianas. Allí, pone el catecismo en versos en el idioma local y enseña a cantarlo”.

Después de trabajar en las Molucas, conoce a un japonés que le habla de su lejano país, adonde ningún misionero europeo había ido antes: “Javier decide partir lo antes posible, y llega después de un viaje lleno de aventuras en un junco chino. Los tres años en Japón son durísimos, por el clima, las oposiciones y el desconocimiento de la lengua, pero también allí las semillas plantadas darán grandes frutos”.

En ese país, Javier entiende que el país decisivo para la misión era otro: China. Su plan de llegar al país fracasa porque muere en la pequeña isla de Sancian, esperando en vano poder desembarcar en tierra firme cerca de Cantón: “Fue el 3 de diciembre de 1522, en completo abandono, sólo con un chino junto a él para velarlo. Así termina el viaje terreno de san Francisco Javier. Tenía cuarenta y seis años, pero el cabello era ya blanco: sus fuerzas se habían consumido, donadas sin reservas al servicio del Evangelio”.

Alegría de evangelizar
El Papa concluyó elogiando la ejemplar vida de oración de san Francisco Javier y su cercanía a Cristo, hasta el final. Dirigiéndose a los jóvenes, les dijo: “Miren a Francisco Javier, miren el horizonte del mundo, miren a los pueblos que tienen tanta necesidad, miren a tanta gente que sufre, a tanta gente que necesita de Jesús. Y vayan, tengan, tengan coraje. También hoy hay jóvenes valientes. Pienso en tantos misioneros, por ejemplo en Papúa Nueva Guinea, pienso en amigos míos, jóvenes, pienso en todos los que fueron a evangelizar en la línea de Francisco Javier; que el Señor nos dé a todos la alegría de evangelizar, ¡la alegria!", concluyó.

En sus saludos a los grupos presentes, finalmente, Francisco dirigió su pensamiento al martirizado pueblo ucraniano, como de costumbre:“Sufren mucho, así que oremos por los niños, por los heridos, por los que han muerto. Para que vuelva la paz".+