Sábado 22 de enero de 2022

El Papa recordó a los católicos de Grecia que el Reino está escondido en lo pequeño

  • 4 de diciembre, 2021
  • Atenas (Grecia) (AICA)
En su viaje apostólico a Grecia, el papa Francisco se reunió con la comunidad católica en la catedral de San Dionisio, en la ciudad capital. En su mensaje, instó a ser la "levadura del mundo".
Doná a AICA.org

En la primera jornada de su viaje apostólico a Grecia, el papa Francisco se reunió con la comunidad católica en la catedral de San Dionisio, en Atenas. Participaron obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y catequistas.

Luego de agradecer a monseñor Rossolatos, arzobispo eme?rito de Atenas y presidente de la Conferencia Episcopal griega por las palabras de bienvenida, el Santo Padre expresó su gratitud a una religiosa argentina del Verbo Encarnado, misionera en tierras griegas y a Rokos, un laico, que compartieron con él sus testimonios de fe.

"Gracias, Hermana, por su testimonio. Es importante que los religiosos y las religiosas vivan su servicio con este espíritu, con un amor apasionado que se hace don para la comunidad donde son enviados", dijo el Santo Padre y añadió: "Gracias también a Rokos por el hermoso testimonio de fe vivido en la familia, en la vida cotidiana, junto a los hijos que, como tantos jóvenes, en un cierto momento se hacen preguntas, se interrogan y eso está bien, porque nos ayuda como Iglesia a reflexionar y a cambiar".

En su discurso, el Pontífice expresó su alegría por estar "en una tierra que es un don", un patrimonio de la humanidad sobre el que se han construido los fundamentos de occidente: “Todos somos un poco hijos y deudores de su país: sin la poesía, la literatura, la filosofía y el arte que se desarrollaron aquí no podríamos conocer tantas facetas de la existencia humana, ni satisfacer tantas preguntas interiores sobre la vida, el amor, el dolor y la muerte”

El Papa hizo hincapié en la figura del apóstol Pablo: "Es él quien abrió el 'taller de la fe' que sintetizó esos dos mundos; y lo hizo precisamente aquí, como relatan los Hechos de los Apóstoles. Llegó a Atenas, comenzó a predicar en la plaza y los eruditos de ese tiempo lo llevaron al Areópago, que era el consejo de los ancianos, de los sabios que juzgaban cuestiones de interés público», dijo Francisco deteniéndose en dos actitudes del Apóstol que pueden orientarnos en nuestro camino como Iglesia, y que son útiles para nuestra actual elaboración de la fe: la confianza y la acogida.

La primera actitud es la confianza -puntualizó el Santo Padre- invitando a meditar sobre la historia de Pablo en Atenas, quien a menudo fue tratado por algunos filósofos como un «charlatán» cuando predicaba. "Estaba solo, superado en número y tenía escasas posibilidades de éxito, pero no se dejó vencer por el desánimo, no renunció a la misión ni se dejó atrapar por la tentación de lamentarse", valoró.

Por eso, el Santo Padre alentó a la comunidad católica griega a tener confianza, "porque el ser Iglesia pequeña nos hace signo elocuente del Evangelio, del Dios anunciado por Jesús que elige a los pequeños y a los pobres, que cambia la historia con las proezas sencillas de los humildes".

Advirtiendo sobre "la magnificencia de los grandes números, el esplendor mundano y la tentación del triunfalismo", el Pontífice contrapuso un pedido a los católicos: que sigan el ejemplo del granito de mostaza, "que es ínfimo, pero crece humilde y lentamente", y que sean como la levadura "que fermenta en lo escondido, paciente y silenciosamente", dentro de la masa del mundo, gracias a la obra incesante del Espíritu Santo.

Para Francisco, la clave está en no olvidar que el secreto del Reino de Dios "está contenido en las pequeñas cosas, en lo que a menudo no se ve ni hace ruido".

La segunda actitud de Pablo como predicador que destacó el Santo Padre fue la acogida: “Es la disposición interior necesaria para la evangelización, se trata de no querer ocupar el espacio y la vida de los demás, sino de sembrar la buena noticia en el terreno de su existencia, aprendiendo sobre todo a acoger y reconocer las semillas que Dios ya ha puesto en sus corazones, antes de nuestra llegada”

El Papa subrayó que Dios siempre precede nuestra siembra: "Evangelizar no es llenar un recipiente vacío, es ante todo dar a luz aquello que Dios ya ha empezado a realizar", aseveró Francisco, indicando que esta es la extraordinaria pedagogía que el Apóstol demostró ante los atenienses.

No les dijo “se están equivocando en todo” o “ahora les enseño la verdad”, sino que comenzó acogiendo su espíritu religioso: Pablo acogió el deseo de Dios escondido en el corazón de esas personas y amablemente quiso transmitirles el asombro de la fe. Su estilo no fue impositivo, sino propositivo; no estaba fundado en el proselitismo, sino en la mansedumbre de Jesús.

También hoy a nosotros, señaló el Papa, se nos pide la actitud de la acogida, "el estilo de la hospitalidad", un corazón animado por el deseo de crear comunión en medio de las diferencias humanas, culturales y religiosas.

"El desafío -concluyó Francisco- es elaborar la pasión por el conjunto, que nos conduzca -católicos, ortodoxos, hermanos y hermanas de otros credos- a escucharnos recíprocamente, a soñar y trabajar juntos, a cultivar la 'mística' de la fraternidad".+

» Texto completo del discurso del papa Francisco