Domingo 5 de julio de 2020

El Papa pidió rezar por la situación "dramática" en Siria y El Libano

  • 28 de junio, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco invitó a rezar para que la cumbre ONU-EU pueda mejorar la situación "dramática" en Siria y los pueblos vecinos en el contexto de las crisis graves que la pandemia hizo aún más difíciles.

El papa Francisco volvió a referirse  este domingo a la situación que vive Siria, país del Medio Oriente que sufre más de diez años de guerra con 11 millones de refugiados y casi medio millón de muertos.

Una situación humanitaria realmente dramática y que ahora con la pandemia del Covid-19 tiende a empeorarse.

“Queridos hermanos y hermanas, el próximo martes 30 de junio, se celebrará la Cuarta Conferencia de la Unión Europea y las Naciones Unidas para ‘apoyar el futuro de Siria y de la región’”, recordó tras el rezo del Ángelus.

“Rezamos por esta importante reunión, para que mejore la dramática situación del pueblo sirio y los pueblos vecinos, en particular el Líbano, en el contexto de las graves crisis sociopolíticas y económicas que la pandemia ha hecho aún más difícil. Piensen que hay niños que pasan hambre, que no tienen qué comer. Que los dirigentes sean capaces de hacer la paz”, clamó.´

Francisco también expresó que lleva en sus oraciones a las personas afectadas por las inundaciones en Ucrania, para quienes invoca "el consuelo del Señor y la ayuda de los hermanos".

De igual manera el Papa se refirió a Yemen, un país cansado de una guerra que ya ha durado cinco años: “Los invito a rezar por el pueblo de Yemen, también aquí y especialmente por los niños, que sufren a causa de la gravísima crisis humanitaria”.

El pontífice agradeció la presencia de ciudadanos italianos y de otros países presentes en la Plaza de San Pedro: “Veo banderas polacas, alemanas y otras tantas”. Igualmente, saludó a quienes participaron en la misa en rito congolés, orando por la República Democrática del Congo. “Son buenos estos congoleses”, subrayó.

“Les deseo a todos un buen domingo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Que tengan un buen almuerzo! Y nos vemos mañana para la fiesta de los santos Pedro y Pablo”.+