Martes 27 de septiembre de 2022

El Papa lavó los pies a doce presos: "Dios siempre perdona"

  • 14 de abril, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Santo Padre celebró la misa de la Cena del Señor en el Complejo Penitenciario de Civitavecchia. El pontífice lavó los pies a nueve hombres y tres mujeres de diferentes edades y nacionalidades.
Doná a AICA.org

Esta tarde, poco antes de las 15 de Roma), el papa Francisco fue a Civitavecchia, en el Nuevo Complejo Penitenciario, para celebrar la Misa de la Cena del Señor con las personas allí detenidas. Fue recibido por las autoridades penitenciarias y se dirigió a la capilla, donde presidió la Eucaristía. Junto con algunos detenidos, se encontraba una representación de los agentes y personal del Centro Penitenciario y algunas autoridades, entre ellas el ministro de Justicia italiano.

Tras la proclamación del Evangelio, el Santo Padre improvisó la homilía, a cuyo término repitió el gesto que hizo Jesús durante la Última Cena, cuando lavó los pies a sus discípulos en señal de amor llevado hasta el servicio y la humillación, a 12 presos, hombres y mujeres, de diferentes edades y nacionalidades.

Al finalizar la misa, el director de la Penitenciaría dirigió unas palabras de agradecimiento al Santo Padre y ofreció como regalo una estampa del antiguo puerto de Civitavecchia, algunos productos de la huerta cultivada por los presos y algunas obras realizadas por el personal y los presos.

Luego se dirigió a la Sala de Conversación donde saludó brevemente a unas cincuenta personas, en representación de los detenidos, agentes y personal del centro penitenciario. Antes del anochecer regresó a la Casa Santa Marta.

Homilía improvisada por el Santo Padre
Cada Jueves Santo leemos este pasaje del Evangelio: es una cosa sencilla. Jesús, con sus amigos, sus discípulos está cenando, la cena pascual; luego Jesús lavando los pies a sus discípulos -cosa extraña que hizo. En ese tirmpo eran los esclavos los que lavaban los pies a la entrada de la casa. Y luego Jesús -con un gesto que llega también al corazón- lava los pies al traidor, al que lo venderá. 

Así es Jesús y nos enseña esto con sencillez: entre ustedes deben lavarse los pies. Es el símbolo: entre ustedes, deben servirse unos a otros, desinteresadamente. Qué bonito sería que esto fuera posible hacerlo todos los días y para todas las personas: pero siempre hay interés, que es como una serpiente que entra. Y nos chocamos cuando decimos: “Fui a esa oficina pública, me hicieron dar propina”. 

Esto duele, porque no es bueno. Y nosotros, muchas veces, en la vida buscamos nuestro interés, como si estuviéramos haciendo una propina entre nosotros. En cambio, es importante hacer todo sin interés: uno sirve al otro, uno es hermano del otro, uno hace crecer al otro, uno corrige al otro, entonces hay que mantener las cosas. ¡Servir! Y luego, el corazón de Jesús, que dice al traidor: "Amigo" y también lo espera, hasta el final: lo perdona todo. 

Quisiera poner esto hoy en el corazón de todos nosotros, también en el mío: Dios perdona hasta el final, perdona todo. ¡Dios siempre perdona! 

Cada uno de nosotros, tal vez, tiene algo ahí en el corazón, que lleva cargando desde hace algún tiempo, que lo convierte en "ron-ron", algún esqueleto escondido en el armario. Pero pídanle perdón a Jesús: Él perdona todo. Solo quiere nuestra confianza para pedir perdón. Puedes hacerlo cuando estés solo, cuando estés con otros compañeros, cuando estés con el sacerdote. Esta es una hermosa oración para hoy: “Señor, perdóname. Trataré de servir a los demás, pero Tú me sirves con Tu perdón”. 

Así pagó con el perdón. Este es el pensamiento que me gustaría dejarles. Sirvan, ayúdense unos a otros y estén seguros de que el Señor perdona. ¿Y cuánto perdona? ¡Todo! ¿Y hasta dónde? ¡Todo el tiempo! Él nunca se cansa de perdonar: somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón.

Y ahora intentaré hacer el mismo gesto que hizo Jesús: lavar los pies. Lo hago de corazón porque los sacerdotes debemos ser los primeros en servir a los demás, no en explotar a los demás. El clericalismo a veces nos lleva por este camino. Pero debemos servir. Este es un signo, también un signo de amor para estos hermanos y hermanas y para todos ustedes aquí; un cartel que significa: “Yo no juzgo a nadie. Trato de servir a todos”. Hay Uno que juzga, pero es un Juez un tanto extraño, el Señor: juzga y perdona. Seguimos esta ceremonia con el deseo de servirnos y perdonarnos a nosotros mismos.+