Domingo 27 de noviembre de 2022

El papa Francisco rezó ante la tumba de Pablo VI

  • 7 de agosto, 2013
  • Ciudad del Vaticano
En la tarde de ayer, martes 6 de agosto, el santo padre Francisco se trasladó hasta las Grutas Vaticanas, bajo la basílica de San Pedro, para recogerse en oración frente a la tumba de Pablo VI, en el 35º aniversario de su muerte. El papa después se encontró en la plaza frente a la Casa Santa Marta con un grupo de jóvenes de la diócesis de Brescia, en peregrinaje vocacional, llegados a Roma desde Poggio Bustone, en la provincia de Rieti, después de haber caminado a pie una semana siguiendo la vía Francigena, para conmemorar el aniversario de la desaparición de papa Montini, su conciudadano.
Doná a AICA.org
En la tarde de ayer, martes 6 de agosto, el santo padre Francisco se trasladó hasta las Grutas Vaticanas, bajo la basílica de San Pedro, para recogerse en oración frente a la tumba de Pablo VI, en el 35º aniversario de su muerte. El papa después se encontró en la plaza frente a la Casa Santa Marta con un grupo de jóvenes de la diócesis de Brescia, en peregrinaje vocacional, llegados a Roma desde Poggio Bustone, en la provincia de Rieti, después de haber caminado a pie una semana siguiendo la vía Francigena, para conmemorar el aniversario de la desaparición de papa Montini, su conciudadano.

Guiando al grupo de jóvenes estaba don Alessandro Tuccinardi, responsable de la Oficina de espiritualidad y vocaciones de la diócesis de Brescia. En una entrevista a Radio Vaticana, don Alessandro cuenta que el encuentro con el papa fue algo "inesperado". "Hacía tiempo que pedíamos poder encontrarlo, teníamos la posibilidad de participar en una audiencia pero después se suspendió. Entonces, hemos pedido a la providencia ayudarnos a través de medios muy sencillos y comunes. El papa lo supo y quiso encontrarnos", relató el padre Alessandro.

"Los jóvenes ?agregó el sacerdote- le regalaron al Papa un salero porque él mismo nos recordó que la renovación de la Iglesia sale de los jóvenes que deben poner sal, deben poner esperanza y amor en la vida de cada día".

Sobre las palabras que les dirigió el Papa, el padre Tuccinardi dijo que fueron sobre todo palabras de "ánimo": "De vivir la vida no como un juego, porque si la vivimos con un juego la vida es triste; sino vivirla de una forma plena y seria, porque es esta vida que nos da felicidad". También invitó a los jóvenes a ser responsables".

Finalmente el Pontífice bendijo a todos y "encontró una palabra justa para cada uno", concluyó el padre Alessandro.+