Martes 9 de agosto de 2022

El Papa envió sus condolencias por la muerte del cardenal Tauran

  • 6 de julio, 2018
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco envió un telegrama de pésame por la muerte del cardenal Jean-Louis Tauran, fallecido el jueves 5 de julio en Hartford (Estados Unidos). Se desempeñaba como presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.
Doná a AICA.org
El papa Francisco envió sus condolencias a la familia del cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, fallecido el jueves 5 de julio en la ciudad estadounidense de Hartford.

En un telegrama dirigido a la hermana del cardenal, el Pontífice expresa sus condolencias y se une en la oración a los miembros de su familia y a todos los afectados por esta pérdida.

"El Cardenal Jean-Louis Tauran, que encomiendo a la misericordia de Dios, ha marcado profundamente la vida de la Iglesia universal", destacó el Papa.

El Santo Padre recordó también que "entrado en el Servicio Diplomático de la Santa Sede ejerció con competencia, entre otras, la función de Secretario para las Relaciones con los Estados. Nombrado por el papa Benedicto XVI a encabezar el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, fue un consejero escuchado y apreciado en particular gracias a las relaciones de confianza y de estima que supo construir con el mundo musulmán".

En el telegrama, Francisco explicó que "en razón de su sentido de servicio y de su amor por la Iglesia, lo nombré Camarlengo de la Santa Iglesia Romana". Además, aseguró que "guardo un recuerdo conmovedor de este hombre de fe profunda que ha servido valerosamente hasta el final a la Iglesia de Cristo, a pesar del peso de su enfermedad. ¡Que el Señor acoja a su siervo en su paz y en la alegría que nunca termina!", rogó.

"En prenda de consuelo, le envío, señora, la bendición apostólica, así como a toda su familia, al Colegio de Cardenales, y a todos los parientes del difunto cardenal, a los pastores y fieles de la arquidiócesis de Burdeos al igual que a todas las personas que tomen parte en la celebración de sus exequias", concluyó el Papa.+