Lunes 22 de abril de 2024

El Papa, en el Ángelus: 'Abrámonos a la luz de Jesús'

  • 25 de febrero, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco ofreció a los fieles el propósito cuaresmal de "tener siempre ante nuestros ojos el rostro radiante de Cristo", especialmente a través de la oración y los sacramentos.
Doná a AICA.org

"¡Abrámonos a la luz de Jesús y nunca nos desviemos de su luz!": esta fue la invitación que el Papa Francisco hizo a los fieles este mediodía, durante su discurso semanal del Ángelus.

En este segundo domingo de Cuaresma, el Papa recordó la lectura del Evangelio según San Marcos, que habla de la Transfiguración, donde se manifiesta físicamente en toda su Gloria, mostrando "la luz que es Jesús".

De esa luz, subrayó el sucesor de Pedro, "los discípulos nunca más deben desviar la mirada", especialmente en momentos de prueba, como los cercanos a la Pasión. El mensaje, subrayó el Papa, es entonces: "Nunca desvíen sus ojos de la luz de Jesús".

El pontífice comparó ese acto con lo que hacían antiguamente los agricultores cuando araban los campos, fijando la mirada en un punto concreto delante de ellos, manteniendo la vista fija en el objetivo, para trazar surcos rectos. "Esto es lo que nosotros, los cristianos, estamos llamados a hacer en el camino de la vida", afirmó, "es decir, tener siempre ante nuestros ojos el rostro radiante de Cristo".

Resolución de Cuaresma
Llamando a todos a acoger la luz del Señor, el Papa consideró: "Él es amor y vida sin fin", que acompaña, en todos los sentidos, nuestra existencia. Por eso, animó a orar regularmente, a escuchar la Palabra y a recibir los sacramentos.

Francisco propuso a los fieles "una resolución (o propósito) de Cuaresma": abrir la mirada para convertirse en buscadores de "la luz de Jesús, en la oración y en las personas".

El obispo de Roma instó a los fieles, en ese sentido, a plantearse algunas preguntas clave: "En mi camino, ¿tengo la mirada fija en Cristo que me acompaña? Y, para ello, ¿dejo espacio al silencio, a la oración y a la adoración?"

El Papa concluyó rezando para que María, "radiante con la luz de Dios", ayude a los cristianos a "mantener la mirada fija en Jesús y a mirarnos unos a otros con confianza y amor".+