Jueves 25 de abril de 2024

El Papa: 'El canto toca los corazones y profundiza la oración'

  • 30 de diciembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco recibió a los niños cantores de la Federación Pueri Cantores, y elogió el canto coral como acompañamiento gozoso de la oración de la comunidad de la Iglesia.
Doná a AICA.org

“El canto y la música pueden tocar los corazones, dar belleza y devolver el entusiasmo y la esperanza”, dijo el Papa Francisco, este sábado, a los miembros de la Federación Internacional de Pueri Cantores, a los que recibió en la Sala del Vaticano.

El grupo fue fundado en 1950, en Francia, por el padre Fernand Maillet, y más tarde creció hasta convertirse en una federación de coros infantiles y juveniles, con más de 1.000 miembros procedentes de 25 países. La Federación reúne a niños de todo el mundo cada año, para cantar por la paz, alabar al Señor y divertirse haciendo música juntos, según su sitio web.

En su discurso, el Papa elogió el hermoso canto coral que le dio la bienvenida a la sala del Vaticano. También les agradeció, a los integrantes del coro, su esfuerzo por ayudar a las personas a orar y abrir sus corazones al Señor.

Armonía alegre
El Papa Francisco reflexionó sobre tres palabras clave: alegría, oración y humildad.

“Cantar es alegría, especialmente cuando se hace en coro”, señaló, y agregó que muchos otros niños y adultos han cantado esas mismas notas, transmitiendo su propia alegría de cantar.

Dijo que esos otros niños estaban, como ellos, “llenos de vida y sueños, les encantaba jugar y estar juntos, y generosamente dedicaban tiempo y esfuerzo a aprender, actuar y transmitir lo que habían recibido”.

El Papa añadió que la música tiene el poder de tocar la vida de las personas y sacarlas de su infelicidad o aburrimiento.

“Cuando pones entusiasmo en tu canto, le das un gran regalo a quienes te escuchan”, dijo. “¡Cuánto necesitamos alegría en nuestro mundo!”

Acompañamiento orante
En cuanto a la oración, el Papa Francisco recordó a los jóvenes cantantes que no son “intérpretes”, sino asistentes que ayudan a otros a orar con su canto.

“Si tu corazón está lleno de amor por Jesús, se refleja en tus voces”, dijo. “Es como una flecha que da en el blanco y llega al corazón de las personas”.

Recordó el dicho de San Agustín, de que quien canta reza dos veces, señalando que cantar es un acto de amor, cuando se hace con devoción y arte.

“Al cantar y orar juntos, en armonía, escuchándonos unos a otros, esperándonos unos a otros, añadiendo nuestra propia voz y movimiento a los de todos los demás, ayudamos a la comunidad en general a hacer lo mismo”, dijo. “Enseñas, así, lo bueno que es caminar y crecer juntos”.

Humildes siervos de Dios
Luego, el Papa reflexionó sobre el tema de la humildad, señalando que el canto es “una escuela de humildad”, ya que cada persona debe estar al servicio de los demás, incluso del director.

“Su canto es tanto más humilde porque está al servicio de Dios”, dijo. “Si bien ayuda a los demás a encontrar al Señor, también es capaz de hacerse a un lado en el momento adecuado, de dejar espacio al silencio, para que todos puedan escuchar en silencio las palabras que sólo Jesús quiere decir a cada uno de nosotros”.

El Papa Francisco advirtió a los jóvenes cantantes que no llamen la atención con su canto, ya que sólo corren el riesgo de estropear el duro trabajo de todo el coro.

“Así que no pretendan sobresalir, busquen cantar como uno solo, con la unidad que nace de la humildad; de esta manera, vuestro canto puede expresar la verdadera amistad, con Dios y entre nosotros”.

Para concluir, el Santo Padre afirmó que cantar requiere un gran esfuerzo para alcanzar la armonía y la belleza.

La música sacra, añadió, puede enseñar muchas cosas a los cristianos, sobre todo porque su “alma es la palabra de Dios”, y concluyó instando a los niños a cantar con pasión, con la ayuda de sus profesores.+