Viernes 12 de julio de 2024

El Papa destaca 'signos de esperanza' en un encuentro con los luteranos

  • 20 de junio, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Al recibir a una delegación de la Federación Luterana Mundial, el Santo Padre describió su visita como "un gesto importante de fraternidad ecuménica".
Doná a AICA.org

El Papa Francisco recibió el jueves en el Vaticano a una delegación de líderes de la Federación Luterana Mundial y describió su visita como "un gesto importante de fraternidad ecuménica".

Recordando una reunión anterior con los luteranos, en 2021, el Santo Padre destacó el próximo aniversario del Primer Concilio de Nicea como "un evento ecuménico". 

El Credo de Nicea "es un vínculo ecuménico que tiene su centro en Cristo", afirmó el Papa, citando la Declaración conjunta emitida por la secretaria general de la FLM, Anne Burghardt (que estuvo presente en el encuentro) y el cardenal Kurt Koch, del Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos durante la reciente Asamblea General de la Federación en Cracovia.

"En este contexto", dijo, "ustedes han recordado con razón un hermoso signo de esperanza, que ocupa un lugar especial en la historia de la reconciliación entre católicos y luteranos".

Jesús, el 'corazón' del ecumenismo
Luego, el pontífice recurrió a la anterior Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación, firmada hace 25 años, en la que católicos y luteranos acordaron el objetivo común de "confesar a Cristo en todas las cosas".

"Jesucristo es el corazón del ecumenismo", dijo el Papa. "Él es la misericordia divina encarnada, y nuestra misión ecuménica es dar testimonio de ello".

Esa Declaración es "otro signo de esperanza en nuestra historia de reconciliación", dijo, al invitar a católicos y luteranos a celebrar el aniversario de su firma "como una celebración de la esperanza".

Un diálogo de verdad y caridad
Francisco destacó luego, "nuestro origen espiritual común" en "un solo bautismo para el perdón de los pecados", de ahí su llamado a luteranos y católicos a "continuar con confianza como peregrinos de la esperanza" en el diálogo continuo "de verdad y caridad".

Al concluir su intervención, el Santo Padre recordó una historia del obispo ortodoxo John Zizioulas, quien decía, en tono de broma, que la unión de los cristianos sólo se lograría en el día del Juicio Final de los tiempos.

"Pero mientras tanto", dijo el Papa citando todavía al difunto obispo, "tenemos que caminar juntos: caminar juntos, orar juntos y realizar obras de caridad juntos".+