Domingo 3 de julio de 2022

El Papa: "Dar a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos"

  • 7 de junio, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Carta del Santo Padre a los participantes en el IV Encuentro de la Iglesia Católica en la Amazonía legal, que conmemora el 50 aniversario del Encuentro de Santarém (Brasil).
Doná a AICA.org

“Sean valientes y audaces, abriéndose con confianza a la acción de Dios”, animó el papa Francisco en su saludo a los 100 participantes en el IV Encuentro de la Iglesia Católica en la Amazonía legal, que conmemora el encuentro de Santarém (Brasil), que tuvo allí hace 50 años.

Ese encuentro -escribe Francisco- "propuso líneas de evangelización que marcaron la acción misionera de las comunidades amazónicas y que contribuyeron a la formación de una sólida conciencia eclesial". 

“Las intuiciones de esa reunión, subrayó, también sirvieron para iluminar las reflexiones de los padres sinodales, en el reciente Sínodo para la región Panamazónica, como recordé en la exhortación apostólica postsinodal Querida Amazonia, al calificarla como una de las 'expresiones privilegiadas' del camino de la Iglesia con los pueblos de la Amazonía. De hecho, en las 'líneas prioritarias', fruto del citado encuentro, se esbozan los sueños para la Amazonía que fueron reafirmados en el último sínodo”.

“Es un estímulo particular para mí saber que soñamos juntos con comunidades cristianas capaces de comprometerse y encarnarse en la Amazonía, hasta el punto de dar a la Iglesia nuevos rostros con rasgos amazónicos”, afirmó el Santo Padre recordando las palabras de Querida Amazonía.

“Me regocijo también por el compromiso de las Iglesias particulares de la Amazonía brasileña, a través de sus comunidades, en la realización de las indicaciones de la última Asamblea sinodal, testimoniando al mismo tiempo, a través de la ya arraigada y hermosa tradición de encuentros de las Iglesias locales, la experiencia de la sinodalidad -como expresión de comunión, participación y misión- a la que está llamada toda la Iglesia", señaló Francisco,

Al depositar sus votos a los pies de Nuestra Señora de Nazaret, Reina de la Amazonía, el Papa envió su bendición apostólica a los participantes en el encuentro, pidiéndoles, como es habitual, que “sigan rezando por mí y por la misión que el Señor me ha encomendado”.+