Miércoles 21 de abril de 2021

El Papa confía en una mayor cooperación para erradicar el drama de los abusos

  • 8 de abril, 2021
  • Boston (Estados Unidos) (AICA)
Saludo del pontífice a los participantes al Simposio sobre Estrategias para la Prevención y Sanación del Abuso Sexual Infantil", que inició hoy en la Universidad de Harvard.
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió un mensaje al arzobispo de Boston, cardenal Sean O'Malley, con motivo del Simposio Internacional sobre abusos sexuales a menores que arranca hoy en línea bajo el título "Fe y florecimiento: estrategias para prevenir y sanar los abusos sexuales a menores".

En la nota, firmada por el Secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Pietro Parolin, el Santo Padre saluda a los participantes al simposio, que se desarrollará en la Universidad de Harvard en los próximos 3 días de manera virtual.

Francisco confía en que, al reunir a líderes religiosos, académicos y expertos de diversos campos para compartir investigaciones, experiencias clínicas y pastorales, “el simposio contribuirá a una mayor conciencia de la gravedad y el alcance del abuso sexual infantil” y además promoverá “una cooperación más eficaz” en todos los niveles de la sociedad “para erradicar este profundo mal”.

Asimismo, el Papa expresa “su gratitud” por los continuos esfuerzos que se realizan para garantizar el bienestar de todos los hijos de Dios y para devolver la dignidad y la esperanza a los sobrevivientes de los abusos.

Cardenal O'Malley: aún queda mucho por hacer
El presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, inauguró el encuentro en línea, agradeciendo a las víctimas sobrevivientes que continúan acercándose a compartir sus historias:

"Es gracias a su valentía -dijo- que la protección de niños, jóvenes y adultos vulnerables y los programas de asistencia a las víctimas se están convirtiendo en componentes centrales en todos los aspectos de nuestras vidas. Pero como deja claro el programa de este simposio, todavía queda mucho trabajo por hacer”.

Los horrores contados por el premio Nobel Denis Mutwege
El reverendo Denis Mutwege, Premio Nobel de la Paz en 2018, habló sobre su experiencia como obstetra en un hospital de Bukavu, en la República Democrática del Congo.

El hospital estaba lleno de víctimas de violación utilizadas como arma de guerra: las víctimas eran niñas, pero también mujeres ancianas y muchos niños.

Los horrores eran tales que todos los días las enfermeras rezaban para poder seguir trabajando.

“Fui testigo de la importancia de la fe -dijo- de la espiritualidad y la esperanza en el contexto de la violencia más devastadora del mundo. Nos dimos cuenta de que la curación física no era suficiente para ayudar a curar sus heridas”.

Luego habló de la importancia del compromiso de los líderes de todas las religiones para poner fin a la violación como arma de guerra y luchar contra el abuso sexual de los niños, en particular.

El testimonio de la profesora Wortham
La profesora Jennifer Wortham, directora ejecutiva de la Iniciativa de Salud, Religión y Espiritualidad de la Universidad de Harvard y una de las organizadoras del simposio contó a Vatican News su fuerte testimonio de cómo Dios transformó el sufrimiento de su familia en un camino de curación para otros.

El Simposio -especificó- no solo se centra en la Iglesia Católica sino en el abuso sexual de menores que se produce en todas las comunidades religiosas y en la sociedad en general: "Ya sea en casa, en una escuela o mediante una asociación scout o un camping".

“Estamos buscando formas en las que los líderes religiosos puedan participar eficazmente en el proceso de curación y prevención".

“El abuso sexual infantil –afirmó- es un fenómeno mundial y varios grupos religiosos expresaron su apoyo y están participando en este evento: la Alianza Interreligiosa, Arigatou International, el Consejo de Rabinos de Nueva York, el Socorro Islámico de Estados Unidos, El Consejo Mundial de Iglesias y varias redes de sobrevivientes de abuso”. +