Jueves 23 de septiembre de 2021

El padre Di Paola llamó a trabajar en la prevención y recuperación de adicciones

  • 15 de septiembre, 2017
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
Acompañado por el arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Dus, el coordinador de la Comisión Nacional de Drogadependencia, presbítero José María Di Paola, brindó una conferencia en la ciudad de Resistencia, Chaco. Con la presencia de autoridades locales y provinciales, el sacerdote disertó sobre la necesidad de la Iglesia de acompañar el problema de las adicciones, trabajando tanto en la prevención como en la recuperación.
Doná a AICA.org
El coordinador de la Comisión Nacional de Drogadependencia, presbítero José María Di Paola, brindó una charla en Resistencia, Chaco. Acompañado por el arzobispo, monseñor Ramón Dus, el "cura villero" abordó la problemática de las adicciones.

Durante la exposición, acompañaron al padre Di Paola el sacerdote salesiano Jorge López, y el asesor de la Comisión Diocesana de Adicciones de Resistencia y responsable del Refugio San José de Puerto Tirol presbítero Juan José Crippa.

Declarada de Interés Provincial y Legislativo en Resistencia, la conferencia se desarrolló el miércoles 13 de septiembre en el salón de reuniones de la Curia arquidiocesana, y contó con la participaron de representantes de los distintos poderes de la provincia, delegados y capellanes de los órganos de seguridad, integrantes de la Comisión Diocesana de Adicciones y personas comprometidas con la Pastoral de Adicciones, sacerdotes, religiosas y medios de comunicación social gráficos, radiales y televisivos.

Monseñor Ramón Dus, como arzobispo anfitrión, agradeció la presencia y acompañamiento de todos e introdujo la exposición del padre Pepe con su adhesión a "acompañar, sobre todo crear conductas que nos construyan, que nos dignifiquen, también abrir horizontes para nuestros jóvenes, porque terminar en una adicción, implica a veces no encontrar sentido a la vida. Es aquí que como Iglesia, con experiencia de comunidad, de familia, tenemos tanto para aportar y compartir".

Durante su ponencia, el presbítero Di Paola recordó que la Iglesia Argentina viene trabajando desde hace tiempo en la problemática de las drogas, lo que se demuestra en "la importancia que los demás obispos le dan en sus homilías, los llamados a las familias, a los jóvenes, a las autoridades. Es un tema que realmente a la Iglesia le preocupa", reconoció.

El sacerdote informó que "hay una Comisión que depende de la Pastoral Social, que es en la que estamos trabajando para tratar de abordar este tema en forma clara, ver de qué manera le vamos dando cauce a esta problemática. Hace unos años dimos un paso más en la Comisión, que es tratar de hacerla cada vez más federal, por eso vienen los representantes de las distintas diócesis. Queremos tener un trabajo que no sea solamente de los curas de Buenos Aires".

El padre Pepe destacó que lo bueno de estos tres años como parte de la Comisión, es que se pudo armar un mapa de la situación nacional, que no incluye sólo las villas sino también el ámbito rural y las ciudades del interior, donde consideró que el problema de las drogas también "está metido".

Asimismo, el cura villero señaló que "el tema se complejizó. Lo que se creía que era de tránsito, está instalado en todo el país, se aumentó el consumo", alertó, y aclaró que son datos del Ministerio de Educación de la Nación de hace tres años, "datos que proporciona el mismo Estado argentino".

El tema que sigue siendo central, advirtió el sacerdote, es "no encontrar sentido a la vida", y aseguró que están trabajando en ese sentido "desde el territorio, haciéndolo federal, para que cada diócesis tenga su responsable".

El presbítero Di Paola recordó además que cuando trabajaba en adicciones en el Hogar de Cristo, primer centro barrial en la Villa 21, el entonces cardenal Bergoglio les dijo: "No piensen que van a trabajar con todos de la misma manera, sino que es un trabajo cuerpo a cuerpo cada uno trae su carga". Esto, añadió el sacerdote, "significaba aceptar la vida como viene y trabajar con esa persona, dándole importancia a su historia, a su problema".

"Ahí está el trabajo de prevención. En la Iglesia hay mucho que hemos hecho a lo largo de la historia", reconoció el sacerdote, y planteó "¿Cómo hacer para trabajar en clave preventiva en todas las pastorales? El desafío nuestro es la droga en este tiempo ¿Cómo trabajamos en prevención? ¿Cómo trabajamos en recuperación?".

Uno de los desafíos actuales, según el padre Di Paola, es "que las parroquias sean realmente lugares de prevención como hizo Don Bosco en su momento, pero ahora teniendo en cuenta la presencia de la droga como elemento de consumo", y consideró que cada institución "tiene que reorganizarse, redimensionarse".

"En el fondo atender la prevención y atender la recuperación no es solamente responsabilidad del Estado, es una responsabilidad de nuestras organizaciones. Lo importante es puntualizar el problema como ?el problema de la Argentina?, por eso en el último encuentro, en noviembre del año pasado, pedimos que se declarara la emergencia nacional en adicciones, porque nosotros nos referimos solamente a prevención y recuperación, pero muchas veces nos preguntan por la lucha contra el narcotráfico. Eso es potestad del Estado que debe hacerse cargo y que lo ha hecho bastante mal durante varias décadas".

"El tema nuestro, de emergencia, es cómo hacemos para que la infancia y la juventud no estén comprometidas con el tema de la droga. Hace falta un trabajo fuerte de prevención, que puede estar potenciado por los municipios, por las gobernaciones, y también hace falta un trabajo serio de recuperación. No hay prácticamente centros de recuperación de acuerdo al problema que existe: aumentó el narcotráfico con su presencia en la Argentina, el consumo es cada vez mayor, y no existe la cantidad de casas necesarias para poder ayudar ni a la prevención ni a la recuperación", concluyó.+