Viernes 12 de agosto de 2022

El obispo de Goya a los nuevos docentes: "Todo educador debe dar algo de sí mismo"

  • 7 de diciembre, 2012
  • Goya (Corrientes) (AICA)
Monseñor Ricardo Faifer, obispo de Goya, presidió en la catedral de Nuestra Señora del Rosario la solemne eucaristía en acción de gracias por los egresados del nivel superior del Instituto Presbítero Manuel Alberti, que depende del obispado. En su homilía, el prelado los exhortó a "encontrar la Sabiduría plena que viene de Dios" y dejarse conducir por ella, y también observó que "todo verdadero educador sabe que para educar debe dar algo de sí mismo".
Doná a AICA.org
Monseñor Ricardo Faifer, obispo de diócesis de Goya, presidió en la catedral de Nuestra Señora del Rosario la solemne eucaristía en acción de gracias por los egresados del nivel superior del Instituto Presbítero Manuel Alberti, que depende del obispado.

Los egresados, que se congregaron para la ocasión en el templo catedralicio, ostentan ahora el título de profesores de Lengua y Literatura, Geografía o Economía.

Su mensaje a los nuevos docentes
Durante la homilía, monseñor Faifer dijo: "Durante estos años de formación, la luz de la razón los ha conducido en el estudio de las ciencias humanas. Pero, en esta institución educativa, marcada por una concepción cristiana de la vida y de la historia, también han recibido la irradiación de la Fe sobre la realidad de la persona y del mundo, abriendo el horizonte a la trascendencia".

Al señalar que esa misa se celebraba en el marco del Año de la Fe, el obispo consideró oportuno recordar que "aunque la fe supera a la razón, no puede nunca haber contradicción entre la fe y la ciencia, ya que ambas tienen su origen en Dios". "Es Dios mismo quien da al hombre tanto la luz de la razón como la luz de la Fe", expresó el prelado.

"Cada persona humana debe conducirse con prudencia y habilidad para realizarse en la vida, esto es vivir sabiamente la vida, lo cual implica una cosmovisión y valores morales", añadió el obispo a los nuevos docentes.

Asimismo, monseñor Faifer recordó que "en la visión de fe, la Sabiduría tiene un nombre propio que es la Persona de Jesucristo, Redentor del hombre".

"Queridos profesores ?los exhortó-, que tengan la felicidad de ser encontrados y encontrar la Sabiduría plena que viene de Dios, para dejarse conducir por ella".

"Puede ser útil identificar algunas exigencias comunes de una educación auténtica. Ante todo, necesita la cercanía y la confianza que nacen del amor. Todo verdadero educador sabe que para educar debe dar algo de sí mismo y que solamente así puede ayudar a sus alumnos a superar los egoísmos y capacitarlos para un amor auténtico", les dijo el obispo, en referencia a una enseñanza del Santo Padre Benedicto XVI.

"Sería muy pobre la educación que se limitara a dar nociones e informaciones, dejando a un lado la gran pregunta acerca de la verdad, sobre todo acerca de la verdad que puede guiar la vida", resaltó el obispo Faifer.

En el tramo final de su mensaje a los egresados, expresó: "Reciban mis felicitaciones y mi aliento en el cumplimiento de la difícil y apasionante misión de formar las nuevas generaciones, con capacidad de orientarse en la vida y de discernir el bien del mal. Nos abrimos al futuro con esperanza y con la conciencia de que el Señor está siempre con nosotros". +