Sábado 24 de julio de 2021

El obispo de Comodoro Rivadavia recibió el alta luego de sufrir un infarto

  • 3 de julio, 2014
  • Comodoro Rivadavia (Chubut)
El obispo de Comodoro Rivadavia, monseñor Joaquín Gimeno Lahoz, recibió el alta médico y regresó a su domicilio, en la sede del obispado local, luego de haber sufrido un infarto la semana pasada. El prelado agradeció por medio de una carta la oración, la servicialidad y el cariño de tanta gente preocupada por su salud y aseguró que reza por la comunidad. Según indicó, por recomendación médica deberá "vivir con un par de velocidades menos".
Doná a AICA.org
El obispo de Comodoro Rivadavia, monseñor Joaquín Gimeno Lahoz, recibió el alta médico y regresó a su domicilio, en la sede del obispado local, luego de haber sufrido un infarto la semana pasada. El prelado agradeció por medio de una carta la oración, la servicialidad y el cariño de tanta gente preocupada por su salud y aseguró que reza por la comunidad. Según indicó, por recomendación médica deberá "vivir con un par de velocidades menos".

Monseñor Gimeno transmitió en un mensaje que el Señor "siempre nos sorprende", en este caso, con un paso por su vida durante el cual lo sintió "muy cercano y verdaderamente Padre".

"Es una gracia el haber pasado esta situación tan bien acompañado por la oración, la servicialidad y el cariño de tantas y tantas personas que así me lo han demostrado. Les agradezco la cercanía", expresó luego de celebrar misa en la curia diocesana.

El obispo había sufrido un infarto en la mañana del jueves 26 de junio, cuando se dirigía a celebrar una misa al colegio María Auxiliadora, de esta ciudad. El prelado fue inmediatamente trasladado a la clínica Nuestra Señora del Valle, donde se le practicó una angioplastía y le colocaron dos stent.

Los informes médicos transmitidos por el obispo auxiliar de la diócesis, monseñor Fernando Martín Croxatto, indicaron una favorable recuperación de monseñor Gimeno. Durante el fin de semana se le realizaron diversos estudios para ver la respuesta de su corazón a la intervención, y luego de unos días en terapia intermedia, pudo retornar al obispado.

Mensaje del obispo
Queridos hermanos obispos, sacerdotes, consagrados y fieles:

El Señor siempre nos sorprende. Y esta ha sido una sorpresa, un paso de Él por mi vida durante el cual lo he sentido muy cercano y verdaderamente Padre.

Es una gracia el haber pasado esta situación tan bien acompañado por la oración, la servicialidad y el cariño de tantas y tantas personas que así me lo han demostrado. Les agradezco la cercanía, también los buenos informes que daban Fernando y Susana.

Voy a tener que aprender a vivir con un par de velocidades menos y espero hacerlo con serenidad. He estado muy bien atendido en todo momento, me han tratado con mucha deferencia y delicadeza, tanto los de dentro como los de afuera.

Acabo de celebrar Misa ya en el Obispado donde los he tenido particularmente presente igual en las dos ocasiones que celebré estando internado. He rezado por todos. Un abrazo a todos, unidos en la oración
.+