Domingo 26 de septiembre de 2021

El nuncio reza por el Papa y su misión al timón de la Iglesia

  • 28 de junio, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Monseñor Miroslaw Adamczyk presidió la misa por el Día del Pontífice en la catedral de Buenos Aires, donde destacó de modo telegráfico la contribución que ha hecho Francisco a la vida de la Iglesia.
Doná a AICA.org

El nuncio apostólico, monseñor Miroslaw Adamczyk, presidió la misa por el Día del Pontífice en la catedral metropolitana, donde se rezó por las intenciones del papa Francisco.

La Eucaristía fue concelebrada por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli; el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea (San Isidro), el secretario general de la CEA, monseñor Carlos Humberto Malfa (Chascomús); los obispos Eduardo Horacio García (San Justo), Carlos José Tissera (Quilmes); Pedro María Laxague (Zárate-Campana) y Santiago Olivera (Obispado Castrense); y los obispos auxiliares Marcelo Julián Margni (Quilmes) y Joaquín Mariano Sucunza, Enrique Eguía Seguí, Alejandro Daniel Giorgi, Ernesto Giobando SJ, Juan Carlos Ares, José María Baliña y Gustavo Oscar Carrara (Buenos Aires). 

También participaron el consejero de la Nunciatura, monseñor Aliaksandr Rahinia, y el vicario de Justicia, padre Ricardo Daniel Medina OAR. Entre las autoridades presentes en el templo estuvieron el Secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, y el director general de Entidades y Culto porteño, Federico Pugliese.

El rector de la catedral metropolitana, presbítero Alejandro Russo, inició la celebración de adhesión “al Sumo Pontífice, nuestro muy querido papa Francisco, lo hacemos rezando insistentemente por él”

En la homilía, monseñor Adamczyk recordó que en la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, se conmemora a “dos grandes personas que han jugado un papel fundamental al comienzo de la Iglesia. Aunque la celebración es una sola, ellos fueron dos personas muy distintas y con vidas muy diferentes”.

“Hoy celebramos la fiesta del Papa y rezamos por otro apóstol firme en Cristo, rezamos por el sucesor de Pedro, Su Santidad el Papa Francisco”, destacó.

“Este año, el 13 de marzo, han pasado ocho años de pontificado del papa Francisco. Nosotros creemos profundamente que Dios nos da el pastor universal que necesitamos nosotros y nuestro tiempo”, agregó.

El representante papal señaló de modo telegráfico la contribución que ha hecho Francisco a la vida de la Iglesia, y destacó: “El papa Bergoglio es el primer papa latinoamericano y argentino. Él ha llevado a la ciudad eterna de Roma, la riqueza de la fe de este país, su cultura y el entusiasmo del pueblo argentino”.

“La elección del papa Francisco ha dado a la Iglesia un nuevo viento de esperanza. Él mismo ha llevado su sencillez, bondad y cordialidad”, aseguró, y completó: “Sabemos, evidentemente, que tenemos un papa jesuita y, no obstante esto, él ha escogido el nombre de Francisco y no uno de los hombres de los nombres de los santos jesuitas u otros papas, sus predecesores”.

“Ha hecho esto, no solo para mostrarse cercano a los pequeños y pobres, tan queridos hasta Francisco de Asís, sino que también con referencia a la otra misión de San Francisco, la de reconstruir la Iglesia”, subrayó.

El nuncio afirmó que “mucha gente, a veces, ve la tarea del Papa únicamente a la luz de la sociedad civil, pero el Papa no es un director de una gran corporación internacional; Él es vicario de Cristo, sucesor de Pedro, Él es la piedra de nuestros tiempos y nuestro guía espiritual”.

“La reforma de la Iglesia que quiere el papa Francisco es la interior y profunda, él quiere poner a Cristo siempre al centro de la Iglesia. En realidad ésta es la única y verdadera reforma de la Iglesia: Cristo al centro”, sostuvo.

“El Santo Padre quiere también escuchar a toda la Iglesia y a sus hermanos obispos. Justamente la próxima asamblea general del Sínodo de los Obispos estará dedicada al tema ‘Por una Iglesia sinodal, comunión, participación y misión’. Hay también una novedad, en octubre el Papa dará inicio a un camino sinodal de tres años de duración, articulado en tres fases: diocesana, continental y universal; compuesto por consultas y de discernimiento que culminará con la asamblea de octubre de 2023 en Roma”, detalló

Tras recordar las palabras del Papa a los padres sinodales que participaron del Sínodo de Obispos sobre la Familia, hizo referencia a la encíclica Fratelli tutti, sobre la fraternidad y la amistad social.

“El Sumo Pontífice recuerda que todos nosotros estamos involucrados en la construcción de un mundo mejor. El papa Francisco al presentar al mundo la nueva encíclica dijo: ‘la ofrecí a Dios en la tumba de san Francisco, de quien me inspiré como en la anterior Laudato si’”.

“Los signos de los tiempos muestran claramente que la fraternidad humana y el cuidado de la creación constituyen el único camino hacia el desarrollo integral y la paz”

Monseñor Adamczyk hizo referencia al texto evangélico de la tempestad sobre el que el Papa fundamentó su oración en silencio del 27 de marzo del año pasado en una Plaza San Pedro desierta.

“Queridas hermanas y hermanos. Las palabras del Papa fueron y son las palabras de la esperanza, de la fe y de la confianza y son también una invitación a remar juntos para superar el duro tiempo de la pandemia. El Santo Padre -en este año de San José-, nos muestra este gran santo como el padre de la valentía, que protegió a la Sagrada Familia como protege hoy día la Santa Iglesia”, puntualizó.

“Queridos hermanos y hermanas en Cristo hoy, celebrando la fiesta del Papa. Queremos agradecer a Dios por el pontificado del papa Francisco, por todo el bien que ha hecho por la Iglesia y por el mundo entero. Queremos también asegurar nuestras oraciones y buenos deseos. Le deseamos al Santo Padre una buena salud y muchas fuerzas para cumplir su misión al timón de la Iglesia”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía