Miércoles 17 de julio de 2024

El cardenal Zuppi viaja a Pekín por la paz en Ucrania

  • 12 de septiembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El arzobispo de Bolonia parte para la misión que le confió el Papa Francisco. El cardenal italiano ya visitó Kiev y Moscú, en junio, y viajó a Washington en julio.
Doná a AICA.org

El presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y arzobispo de Bolonia, cardenal Matteo Zuppi, viajó este martes a Pekín, enviado por el Papa Francisco en el marco de los esfuerzos diplomáticos que está haciendo la Santa Sede para ayudar a poner fin a la guerra en Ucrania, según lo confirmó hoy la Oficina de Prensa del Vaticano.

"Los días 13 y 15 de septiembre de 2023, el cardenal Matteo Maria Zuppi, arzobispo de Bolonia y presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, acompañado por un funcionario de la Secretaría de Estado, viajará a Pekín como Enviado del Santo Padre Francisco".

"La visita constituye un paso más en la misión deseada por el Papa de apoyar las iniciativas humanitarias y la búsqueda de caminos que puedan conducir a una paz justa", se puede leer en el comunicado

El cardenal italiano ya visitó Kiev y Moscú, en junio, y viajó a Washington el mes siguiente, como parte de los esfuerzos del Vaticano para negociar un acuerdo de paz entre Ucrania y Rusia.

La noticia del viaje fue anticipada por la prensa italiana, que da cuenta de que el cardenal Zuppi podría reunirse personalmente en Beijing con el primer ministro chino, Li Qiang. De producirse realmente ese encuentro, sería el primero en absoluto entre un miembro de la jerarquía católica y un jefe de gobierno de la República Popular China, que rompió relaciones diplomáticas con el Vaticano en 1951.

El único precedente de ese tipo fue el encuentro entre el secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Richard Gallagher y el Ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, que tuvo lugar en febrero de 2020 en Münich, en el marco de la Conferencia sobre Políticas de Seguridad Global.

Precisamente ayer -cuando se hallaba en Berlín con motivo del encuentro internacional de las religiones por la paz, organizado por la Comunidad de San Egidio- el cardenal Zuppi respondió a las preguntas de los periodistas sobre su misión en China, de la que el Papa Francisco también había hablado abiertamente. Desviando la presión de quienes le pedían información sobre su partida, afirmó que "los tiempos de la Santa Sede y los tiempos de China son notoriamente muy largos".

Pero añadió que los caminos hacia la paz son, a veces, "impredecibles y requieren el compromiso y la implicación de todos, y una gran alianza por la paz para avanzar en la misma dirección". Aclaró, sin embargo, que la paz "nunca es algo que se pueda imponer, debe ser la paz que elijan los ucranianos, con las garantías, el compromiso y el esfuerzo de todos".

A pesar de estar estrechamente relacionado con los intentos del Vaticano para detener la guerra que desató hace un año y medio la invasión rusa de Ucrania, el viaje del cardenal italiano representa sin duda un paso adelante en las relaciones entre China y la Santa Sede, tras las fricciones de los últimos meses. Y, significativamente, se concreta apenas unos días después de que el Papa Francisco volvió a tender la mano a las autoridades chinas, durante su viaje apostólico a Ulán Bator, capital de Mongolia.+