Martes 23 de abril de 2024

El cardenal Vérgez visitó Mar del Plata, donde fue obispo el beato Pironio

  • 20 de diciembre, 2023
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
El enviado papal presidió una misa de acción de gracias y manifestó su alegría "por tener en el cielo a un hijo de esta tierra argentina" y por "contar con un nuevo intercesor ante Dios".
Doná a AICA.org

El cardenal español Fernando Vérgez Alzaga, quien presidió la celebración de la beatificación del cardenal Pironio el sábado 16 de diciembre en Luján, arribó a la diócesis de Mar del Plata este martes 19.

El purpurado celebró la misa de acción de gracias en la catedral de los Santos Pedro y Cecilia, que fue concelebrada por el arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Azpiróz Costa OP; el obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa; y el obispo de Nueve de Julio, monseñor Ariel Torrado Mosconi, junto con el administrador diocesano, presbítero Luis Albóniga. Concelebraron también numerosos sacerdotes locales.

Participaron de la celebración, el intendente municipal, Guillermo Montenegro, la presidente del Concejo Deliberante, Marina Sánchez Herrero; el juez Alejandro Tazza; el exmagistrado Pedro Hooft; el empresario Florencio Aldrey, a cargo de la entrega de las ofrendas durante la Eucaristía; y el titular de la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP), Blas Taladrid

También estuvo la excandidata a intendenta, Fernanda Raverta; y los concejales Ariel Ciano, Miguel Guglielmotti, Diego García, Daniel Dibártolo y Mariana Cuesta, junto con un gran número de fieles de las distintas comunidades.

En la oportunidad, los celebrantes agradecieron y pidieron para que comience el camino del milagro de la canonización de Pironio, quien fue obispo de Mar del Plata del año 1972 a 1975.

Durante la ceremonia y después de la lectura de la Carta Apostólica enviada por el Papa Francisco “oficializando” la beatificación, se mostró y explicó la génesis de la reliquia con la faja utilizada por el beato Pironio, que fue entregada a la diócesis. Además, frente a su retrato, el “niño del milagro”, Juan Pablo Franco, recibió el saludo del cardenal español.

En la homilía, el cardenal Vérgez Álzaga agradeció la presencia de todos y recordó aquellas palabras que Pironio pronunció cuando asumió el gobierno pastoral de esa diócesis: “Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo”.

El enviado papal mostró su alegría por la beatificación e instó a alegrarse “por tener en el cielo a un hijo de esta tierra argentina” y por “contar con un nuevo intercesor ante Dios”. Paz, alegría, esperanza “es mi saludo y mi oración”, dijo, al tiempo que aclaró: “Paz verdadera que supone la justicia, alegría imperturbable que supone la fecundidad del amor y esperanza firme y creadora, que supone seguridad y compromiso”.

Luego, reflexionó y compartió frases del nuevo beato argentino, resaltando “el cristiano es una persona que vive para los demás, que se identifica con las dificultades de sus hermanos y nunca los abandona ni los deja solos”.

Asimismo, recordó: “Estar presente significa vivir al lado de los demás con la mirada puesta en Cristo. Significa transmitir a los que sufren y a los que están en tribulación la certeza de que el amor de Dios es infinito”.

Y añadió: “Ser presencia es para el nuevo beato una misión, es hacerse todo a todos con espíritu evangélico y nunca pasar al lado de alguien con indiferencia y cerrazón”.

Finalmente, señaló: “El cardenal Pironio, además de invitarnos a vivir el Evangelio junto al prójimo, miraba a la realidad más amplia que es la Iglesia, que se adapta para anunciar el Evangelio en un mundo cambiante, ciertamente con tensiones e impulsos que forman parte de su historia”.+