Sábado 23 de octubre de 2021

El cardenal Ambongo perdona a los autores y promotores del asalto a su residencia

  • 12 de agosto, 2021
  • Kinshasa (República Democrática del Congo) (AICA)
"Ha pasado lo que ha pasado, pero hay que rezar por estas personas. Como dijo Jesús: 'no saben lo que hacen'", dijo el purpurado congoleño al agradecer a sus fieles sus oraciones y acompañamiento.
Doná a AICA.org

El cardenal Fridolin Ambongo, arzobispo de Kinshasa, se refirió al asalto a su residencia que tuvo lugar el pasado 1 de agosto, al agradecer a los fieles por haberlo sostenido con su oración.

“Han rezado por el cardenal por lo que pasó la semana pasada. Hoy quería dar las gracias a todos. Han demostrado que aman al cardenal. Demostraron que somos una sola familia”, dijo el cardenal Ambongo.

El domingo 1 de agosto varios manifestantes atacaron el arzobispado de Kinshasa arrojando piedras a la fachada del edificio. 

“Un grupo de desconocidos se presentó en el arzobispado de Kinshasa y en la residencia del cardenal Fridolin Ambongo, entonando cantos y frases insultantes y cometiendo actos violentos”, denunció el padre Georges Njila, canciller de la arquidiócesis de Kinshasa, según informó la agencia Fides en su momento.

El cardenal Ambongo declaró que había perdonado tanto a los autores como a los instigadores de este acto irresponsable: “Ha pasado lo que ha pasado, pero hay que rezar por estas personas. Como dijo Jesús: ‘no saben lo que hacen’”.

Parece cada vez más claro que la agresión de la que fue víctima el cardenal tiene su origen en las tensiones entre la Iglesia católica y el gobierno por no haber elegido aún a un Presidente para la Comisión Nacional Electoral Independiente (CENI), quien debería haber sido designado por las principales Confesiones religiosas congoleñas. 

Ya el 23 de julio, el padre Donatien Nshole, portavoz de las distintas confesiones religiosas denunció “las presiones, intimidaciones y amenazas de todo tipo de las que son víctimas algunos miembros de la plataforma de confesiones religiosas para impedirnos realizar libremente nuestro trabajo”.+