Jueves 27 de enero de 2022

El Card. Sandri pide generosidad en la colecta universal por Tierra Santa

  • 15 de abril, 2014
  • Ciudad del Vaticano
"Cada día los cristianos de Medio Oriente se cuestionan si quedarse o emigrar: viven en la inseguridad o sufren la violencia, a veces, simplemente porque profesan su fe, la nuestra. Todos los días hay hermanos y hermanas que se resisten, decidiendo permanecer allí donde Dios ha hecho en Cristo el diseño de la reconciliación universal" dice el cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales en la carta dirigida a los obispos del mundo en vista de la colecta a favor de Tierra Santa, que tradicionalmente tiene lugar el Viernes Santo.
Doná a AICA.org
"Cada día los cristianos de Medio Oriente se cuestionan si quedarse o emigrar: viven en la inseguridad o sufren la violencia, a veces, simplemente porque profesan su fe, la nuestra. Todos los días hay hermanos y hermanas que se resisten, decidiendo permanecer allí donde Dios ha hecho en Cristo el diseño de la reconciliación universal" dice el cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales en la carta dirigida a los obispos del mundo en vista de la colecta a favor de Tierra Santa, que tradicionalmente tiene lugar el Viernes Santo.

"Es allí, continúa la carta, donde la Iglesia siempre encuentra, con sus raíces, la "gran esperanza" que lleva el nombre de Jesús, pero la situación actual es muy delicada: basta pensar en el conflicto entre Israel y Palestina, los acontecimientos de Egipto y la tragedia de Siria.

El Viernes Santo -subraya el cardenal Sandri- nos gustaría elevar el crucifijo el clamor de la paz para Jerusalén y para que el mundo, empezando por la Tierra de Jesús, se convierta en la Ciudad de la paz".

La colecta que los cristianos hacen el Viernes Santo, día que recuerda la muerte de Jesús en Jerusalén, es importante, no sólo para conservar los lugares, sino también para ayudar a la población. La colecta de ese día se destina a obras concretas para mejorar la vida de los cristianos de la tierra de Jesús.

"Entre esas obras, señaló el cardenal Sandri en una reciente entrevista con Rome Reports, se encuentra el instituto para sordomudos "Effetá" que está en Belén y creado por Pablo VI en ocasión de su visita a la Tierra Santa en 1964 hace 50 años. Y la Universidad de Belén, que es una universidad que tienen los Hermanos de las Escuelas Cristianas, y que está abierta a todos, no solamente a los cristianos sino también a toda la población".

Con iniciativas como éstas se intenta contribuir al progreso de la zona y evitar que los cristianos de Tierra Santa emigren en busca de un futuro mejor. El purpurado argentino subrayó, además, que facilitar la movilidad, los ayudaría a vivir su fe y tendrían un motivo más para permanecer en los Santos Lugares.

"Las mayores dificultades, agregó el cardenal Sandri, que encuentran a veces están relacionadas con el tema de la movilidad, el poder acceder a los Lugares Santos sin dificultad. Creo que la seguridad debe ir a acompañada de una mayor libertad de movimientos para todos y eso será muy importante para que el país no esté dividido".

En un documento preparado por la Custodia de Tierra Santa se detallan las obras realizadas gracias a la colecta de 2012/2013

Además de proporcionar becas a estudiantes provenientes de diferentes diócesis, se llevaron a cabo restauraciones en varios lugares: Iglesia Mensa Christi, Cafarnao y Nain, entre otros. También se distribuyeron fondos para sostener parroquias, familias, escuelas, universidades y obras culturales -a través de la Custodia de Tierra Santa-, como la Facultad de Ciencias Bíblicas y de Arqueología del Studium Biblicum Francescanum de Jerusalén y el Franciscan Media Center.+

Finalmente el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, expresó que junto a las dificultades, también hay razones para la esperanza, como por ejemplo, la próxima visita del papa Francisco. "Siempre una visita que es como una caricia, es un llamado a la reconciliación, a la paz. Lo están esperando como una visita de un padre, pero sobre todo, de un amigo, de alguien que trae la consolación de Dios y que anuncia la paz a Jerusalén y al mundo entero".

El Papa viajará a Tierra Santa del 24 al 26 de mayo. Visitará Amán, Jerusalén y Belén donde acudirá a un campo de refugiados y almorzará con familias palestinas.+