Miércoles 5 de octubre de 2022

El Card. Rosa Chávez advierte que la situación en El Salvador es muy delicada

  • 2 de septiembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El obispo auxiliar de San Salvador la describió de ese modo porque, sostuvo, "no hay diálogo en este momento en el país, es muy grave, porque no hay puentes, hay muchos muros en este momento".
Doná a AICA.org

El obispo auxiliar de San Salvador, cardenal Gregorio Rosa Chávez, participó del reciente consistorio convocado por el papa Francisco y recordó el rito de la fórmula de la creación de los purpurados, al jurar fidelidad al pontífice y a sus sucesores: "Hasta el derramamiento de sangre". En este sentido, el purpurado consideró que la Iglesia debe estar dispuesta a todo, es la nueva misión, hasta derramar la sangre.

"El Papa presenta una Iglesia martirial, es la Iglesia de Jesucristo, es una característica de la Iglesia, una misión martirial, donde quiera que nos encontremos", subrayó.

El 22 de enero fueron beatificados en El Salvador, el padre Rutilio Grande SJ junto con los laicos Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus, asesinados el 12 de marzo de 1977 y fray Cosme Spessotto OFM, asesinado el 14 de junio de 1980. Hablando del padre Grande, el cardenal salvadoreño recordó que Jorge Bergoglio lo conoció cuando era sacerdote y provincial de los jesuitas en la Argentina. Ante la situación difícil que vivía entonces El Salvador, el hoy Papa, mandó una carta de solidaridad a sus hermanos de América Central. Hablando del padre Rutilio, el cardenal Rosa Chávez dijo que fue un gran educador de las masas, y eso le costó la vida. 

Ante el Estado de Excepción que vive El Salvador desde marzo, el purpurado salvadoreño dijo que es una situación muy "confusa, muy delicada, no hay diálogo en este momento en el país, es muy grave, porque no hay puentes, hay muchos muros en este momento", y por más que se insiste, afirmó que es difícil construir puentes, si no existe el diálogo, no hay paz. 

El cardenal Rosa Chávez dijo que es urgente que se escuche, "todos podemos aportar desde nuestra propia perspectiva, es un deseo grande de hacer patria de verdad".

Recientemente, según agencias, las autoridades del gobierno salvadoreño capturaron a 50.000 supuestos miembros de pandillas y personas ligadas a estas bandas. Esta acción, denominada "guerra contra las pandillas" es una medida del presidente Nayib Bukele para combatir a estos grupos. Sin embargo, no hubo más información detallada que defina cuántos de ellos son pandilleros, cuántos son colaboradores o cuántos de estos han salido en libertad al no verificarse su participación en las maras. 

Diversas organizaciones humanitarias salvadoreñas e internacionales han recibido denuncias sobre posibles violaciones a derechos humanos, principalmente por detenciones arbitrarias. Un informe del Observatorio Universitario de Derechos Humanos (OUDH) de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) revela y alerta de casos de tortura cometidos en El Salvador durante el régimen de excepción.

En junio, la organización de derechos humanos, Amnistía Internacional, advertía que el gobierno salvadoreño, estaba realizando detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas y la muerte de al menos 23 personas en centros penitenciarios. Sin embargo, desde junio hasta el viernes pasado 26 de agosto, el Instituto de Medicina Legal (IML) "reconoce" la muerte en cárceles de 73 personas. Fueron detenidas en la acción que está llevando a cabo el gobierno de "combatir" a las pandillas, según publicó este viernes La Prensa Gráfica (LPG). La organización Amnistía Internacional (AI) afirmó que la medida del Estado de excepción "ha creado una crisis" de derechos humanos.+