Domingo 23 de enero de 2022

El Card. Poli cerrará el Año de San José frente a la basílica de Flores

  • 6 de diciembre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
La misa del clausura será a las 19 el próximo miércoles, solemnidad de la Inmaculada Concepción, frente al templo del barrio de Flores. Luego habrá procesión con las imágenes del santo y la Virgen.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Aurelio Poli, presidirá la misa de clausura del año jubilar dedicado a San José el próximo miércoles 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, a las 19, frente a la basílica de San José, en la plaza Flores.

Al término de la celebración eucarística se realizará la procesión con la imagen de San José Peregrino, que visitó muchas comunidades parroquiales a lo largo de este año, y la imagen de la Inmaculada Concepción, terminando con una fiesta comunitaria al aire libre en el atrio del templo porteño.

En la convocatoria a esta fiesta, el arzobispado de Buenos Aires recordó que "con la hermosa carta apostólica Patris corde (con corazón de padre) el papa Francisco nos invitó a vivir un Año especial dedicado a San José, en el 150° aniversario de la declaración como patrono de la Iglesia Universal. Su vida y su misión fue un 'descentrarse, para poner a María y a Jesús en el centro de su vida'”.

"Con esta misma actitud celebramos la culminación de este año de profunda experiencia espiritual de la Paternidad de Dios a través de este 'gran intercesor', como decía Santa Teresa de Jesús", agregó.

El arzobispado de Buenos Aires propuso a la comunidad rezar en todas las misas de la solemnidad de la Inmaculada Concepción la oración que propuso el Santo Padre o alguna otra en honor a San José:

Salve, custodio del Redentor
y esposo de la Virgen María.
A ti Dios confió a su Hijo,
en ti María depositó su confianza,
contigo Cristo se forjó como hombre.

Oh, bienaventurado José,
muéstrate padre también a nosotros
y guíanos en el camino de la vida.
Concédenos gracia, misericordia
y valentía, y defiéndenos de todo mal.
Amén.+