Jueves 11 de agosto de 2022

El Card. Filoni celebrará la Pascua en Irak junto a los refugiados

  • 31 de marzo, 2015
  • Amman (Jordania) (AICA)
El cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, fue enviado por el Santo Padre a Irak con motivo de la Pascua. El purpurado celebrará la Misa de Pascua en Erbil ?capital del Kurdistán iraquí- en una tienda de campaña. El cardenal Filoni, que pasará toda la semana santa en Irak, hizo una parada, este lunes 30 de marzo, en Jordania, en Ammán, donde visitó dos parroquias que acogen a refugiados iraquíes y se reunió con el responsable de Cáritas Jordania.
Doná a AICA.org
El cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, fue enviado por el Santo Padre a Irak con motivo de la Pascua.

El purpurado celebrará la Misa de Pascua en Erbil ?capital del Kurdistán iraquí- en una tienda de campaña.

El prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos se reunirá con las numerosas familias cristianas y de otros grupos víctimas de la expulsión de sus casas y aldeas, sobre todo en la ciudad de Mosul y en la Llanura de Nínive. Muchas de estas familias están refugiadas en la región autónoma del Kurdistán iraquí".

En agosto de 2014, el cardenal Filoni, ya había sido enviado por el papa Francisco al país asiático para expresar cercanía espiritual a los pueblos que sufren y para llevarles la solidaridad de la Iglesia.

El cardenal Filoni, que pasará toda la semana santa en Irak, hizo una parada, este lunes 30 de marzo, en Jordania, en Ammán, donde visitó dos parroquias que acogen a refugiados iraquíes y se reunió con el responsable de Cáritas Jordania.

Ayer, lunes 30 de marzo, el prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos hizo una parada en Jordania, en Ammán, donde visitó dos parroquias que acogen a refugiados iraquíes y se reunió con el responsable de Cáritas Jordania.

"También pude ver como prepararon la acogida de unas veinte familias ?informó el purpurado-. Pude admirar y fue edificante ver la generosidad de tantas personas. Es muy alentador ver que estas familias puedan recuperar su dignidad y un ambiente de amistad".

"En la parroquia de María Madre de la Iglesia funciona una escuela por las tardes para los hijos de los refugiados. Asisten alrededor de 300 niños. También hay un curso de Inglés para adultos y un pequeño club para hombres adultos".

Finalmente, a última hora de la tarde, el cardenal Filoni partió hacia Bagdad.


Como esperan los refugiados de Erbil al cardenal Filoni
El Cardenal Filoni, que pasará toda la Semana Santa en Irak, estuvo precedido por una delegación guiada por los superiores del Pontificio Consejo Cor Unum, y compuesta por Caritas Internationalis, y los representantes de algunas Caritas locales.

La delegación visitó Erbil y Duhok, llevando solidaridad y apoyo a todos los refugiados, así como un don para los obispos locales: un icono de la Virgen "Desata Nudos", por la que el papa Francisco siente una gran veneración. Antes de partir, el Santo Padre bendijo la imagen.

Una nota de ACI Prensa ?que participó de la visita, para la que Caritas Irak planificó una serie de encuentros institucionales y visitas a los campos de refugiados, señala que la vida en Erbil transcurre como todos los días, la guerra no se oye, pero se ven sus señales.

La capital de Kurdistán debía convertirse en el Dubái del Irak, y son prueba de ello los edificios a medio construir que se ven en las periferias cercanas al aeropuerto. La construcción se frenó al estallar la crisis y grandes canales de rascacielos irrumpen en el paisaje junto a otras construcciones todavía por terminar.

Es una realidad que los refugiados ven desde lejos, porque sus campos están apartados de la ciudad. Oleada tras oleada, los refugiados ya suman dos millones de personas. Antes de junio de 2014 eran 580.000; después, cuando Mosul fue atacada llegaron 647.000; y desde agosto, con el avanzar del autoproclamado "Estado Islámico", llegaron millón 310 mil personas más.

Los refugiados fueron organizados en tiendas de campaña, y después se aplicó un plan especial para el alquiler de viviendas. El arzobispo de Erbil, monseñor Bhasar Warda, explicó que el alquiler de casas fue una prioridad para la acogida de refugiados.

Duhok, a hora y media de Erbil, es otra ciudad kurda que acoge refugiados y donde todos se han habituado a la guerra. Cerca de Duhok está Sharia, un pueblo transformado en una especie de campo informal de refugiados. Lo habitan en su mayoría yazidíes, y allí los niños hacen alguna que otra actividad escolar, se ha establecido un pequeño mercado de fruta y casi todos tratan de darle un ritmo normal a la vida.

También allí la guerra no se oye, pero sí se ve. Se ve en los ojos de quienes debieron abandonarlo todo para salvar la vida, y en los ojos de los niños que están tristes no solo porque han abandonado su casa y sus amigos, sino también porque de algún modo han perdido algunas piezas de su familia en esta fuga que no acaba.

Sin embargo, en sus ojos está la esperanza de volver a casa. De este modo esperan alguna visita organizada por Caritas, tienen ganas de mostrar sus casas y en qué condiciones viven, y pedir al mundo que no les abandonen.+