Martes 17 de mayo de 2022

"El amor se puede brindar todos los días como lo hace el Buen Pastor"

  • 27 de abril, 2015
  • Río Gallegos (Santa Cruz)
El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D?Annibale, comentó el Evangelio del Buen Pastor y señaló que este texto de las escrituras revela cuál es el vínculo entre Jesús resucitado y el hombre. El prelado observó que el Señor conoce a sus fieles, los cuida y está dispuesto a dar la vida por ellos. También invitó a ser imagen del Buen Pastor y brindar ese amor en la Iglesia y a los hermanos.
Doná a AICA.org
El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D?Annibale, ofreció una reflexión sobre el Evangelio leído en el Domingo del Buen Pastor. El prelado señaló que este texto de las Escrituras revela cuál es el vínculo entre Jesús resucitado y el hombre, y observó que el Señor conoce a sus fieles, los cuida y está dispuesto a dar la vida por ellos. También invitó a ser imagen del Buen Pastor y brindar ese amor en la Iglesia y a los hermanos.

Monseñor D?Annibale explicó que la liturgia, a partir del cuarto domingo de Pascua, muestra el vínculo que hay entre el Buen Pastor y las ovejas. "Aquí podemos comprender muy bien qué significa ser pastor, y buen pastor. Jesús cuida de las ovejas y conoce a las ovejas", observó.

El obispo consideró que se puede establecer un doble vínculo con el Señor en nuestras vidas: "Jesús nos conoce, sabe quiénes somos y qué nos pasa; sabe qué necesitamos. Nos hace experimentar que nada que nos sucede en la vida es ajeno a él. Este pastor también está dispuesto a dar la vida por nosotros. Así como en la cruz, Él sigue dando la vida por nosotros".

"Este vínculo ?añadió- con Jesús resucitado nos anima también a dar la vida y conocer con quienes estamos viviendo, trabajando y pastoreando. Una Iglesia que asume a este Cristo resucitado es una Iglesia invitada a salir y a conocer a quien está al lado y da la vida".

"La Iglesia tiene que conocer la vida, y para conocer, hay que recibir la vida como viene, como se da, como se brinda y como la tenemos en el día a día. Esa vida tenemos que servirla, amarla y dar la vida", sostuvo el prelado.

"Los invito a que esta reflexión del Resucitado nos ayude a entregarnos por el otro y en las situaciones que está el otro. Misteriosamente, la Iglesia es eterna, y por lo tanto, a nosotros no nos corre el tiempo: todos los días y siempre podemos recibir la vida como viene y poner el cuerpo y ser también imagen del Buen Pastor. Sepamos que el amor todos los días se puede brindar como lo hace el Buen Pastor", concluyó el obispo.+