Miércoles 22 de mayo de 2024

EE.UU: La arquidiócesis de San Francisco se declara en quiebra ante demandas de abusos

  • 23 de agosto, 2023
  • San Francisco (Estados Unidos) (AICA)
El arzobispo Cordileone explicó que "la triste realidad es que la arquidiócesis no tiene los medios financieros ni la capacidad práctica para afrontar las más de 500 demandas de abuso individualmente"
Doná a AICA.org

La arquidiócesis de San Francisco, en California, Estados Unidos, se declaró en bancarrota para poder afrontar las más de 500 demandas de abuso sexual infantil que fueron presentadas en su contra. Se une así a otras diócesis del país que usaron esa figura legal para evitar el colapso económico.

El arzobispo de San Francisco, monseñor Salvatore Cordileone, explicó en un comunicado que “la desafortunada realidad es que la arquidiócesis no posee los recursos financieros ni la capacidad práctica para enfrentar individualmente todas estas acusaciones de abuso”.

El año pasado, numerosas denuncias formales fueron presentadas contra sacerdotes y miembros de la arquidiócesis gracias a una ley estatal que permitió revelar casos de presunto abuso sin importar cuánto tiempo haya transcurrido.

La declaración de bancarrota, según se detalló en el comunicado, permitirá a la arquidiócesis congelar todos los procesos legales en su contra mientras desarrolla un plan para liquidar activos y abordar las demandas de las víctimas de abuso.

Los empleados de la arquidiócesis seguirán recibiendo sueldo y se continuará brindando atención a los feligreses, se aclaró en el comunicado.

Esta es la segunda vez que el Estado de California permite que presuntos sobrevivientes presenten demandas por abusos sexuales a menores que hayan prescrito o caducado. En 2003, California creó una figura legal similar. Desde entonces, la arquidiócesis pagó más de 70 millones de dólares a las víctimas en acuerdos legales utilizando fondos de seguros y vendiendo propiedades excedentes.

La inmensa mayoría de las más de 500 demandas se derivan de acusaciones de abusos sexuales ocurridos hace 30 años o más, en las que están implicados sacerdotes que ya no ejercen su ministerio o fallecieron.

“Hoy, los casos de abusos en el seno de la Iglesia católica son muy raros”, afirmó el arzobispo Cordileone. “Dadas las medidas educativas y preventivas ahora en vigor, creo que la Iglesia ha establecido el estándar para otras organizaciones, mostrando lo que puede y debe hacerse para proteger a nuestros niños”.+