Viernes 7 de octubre de 2022

Dedicaron el templo y el altar de la parroquia lomense María Auxiliadora

  • 31 de mayo, 2022
  • Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA)
La celebración fue presidida por monseñor Jorge Lugones SJ, en el marco de la fiesta patronal de la comunidad.
Doná a AICA.org

En el marco de las fiestas patronales de María Auxiliadora, el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Rubén Lugones SJ, presidió el miércoles 25 de mayo la misa de la dedicación del templo y el altar de la parroquia María Auxiliadora.

La Eucaristía estuvo concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Ignacio Medina y el presbítero Federico Wechsung, párroco de dicho templo, junto con algunos sacerdotes presentes. 

Los ritos de la dedicación del templo y el altar incluyeron, como es propio de estas celebraciones, las oraciones correspondientes y la incensación y unción con el crisma, de las paredes de la iglesia y el altar, junto con el revestimiento final del mismo.   

De esta manera, la comunidad de la parroquia María Auxiliadora, integrada por las capillas San Antonio, San Cayetano y Santa Teresita, y el jardín parroquial “Niño de Belén”, vio concretizada, según el acta oficial, firmada por el Consejo Pastoral, el diácono, sacerdotes, el párroco y los obispos, “uno de sus más caros anhelos como era el de tener dedicado su templo donde ofrecer el sacrificio eucarístico, celebrar los santos sacramentos, nutrirse de la Palabra de Dios y unirse para alabar al Señor”.

Previo a la lectura del acta y posterior descubrimiento de la placa recordatoria, el párroco Federico Wechsung, quien es también vicario judicial del Tribunal Interdiocesano, hizo su sentida acción de gracias por “aquellos humildes instrumentos de los que sabe valerse Dios para que el nombre de Jesús sea conocido, amado, alabado y anunciado con unción y renovado fervor”. 

Asimismo, remarcó que la dedicación del templo y del altar, “es una oportunidad renovada para fijar la mirada en Jesús, ya que erige y destina al templo parroquial para reunir al pueblo de Dios y celebrar los sagrados misterios plena, consciente y fructuosamente”.

Finalmente, agradeció a aquellos laicos, religiosas, diáconos, presbíteros y obispos que animaron generosamente a la comunidad durante 56 años.+