Jueves 26 de mayo de 2022

Curas matanceros reclaman instancia de diálogo para evitar nuevos desalojos violentos

  • 30 de diciembre, 2021
  • San Justo (Buenos Aires) (AICA)
El padre Daniel Echeverría, que vive hace 26 años en el Barrio 22 de Enero, lamentó que la fiscal no ha cumplido lo acordado y demandó "mesa de diálogo para evitar la represión judicial-policial".
Doná a AICA.org

“Es una vergüenza que la fiscal llamada Belén sea quien ordene el mismo día de la Navidad, el nacimiento de Jesús fue en Belén, un desalojo que incumple todos los protocolos legales. El resultado fue la quema de los ranchos de 13 familias y cuatro merenderos de los mismos vecinos”, aseguró el padre Daniel Echeverría M.SS.CC, con 26 años viviendo en el Barrio 22 de Enero, en jurisdicción eclesiástica de la diócesis de San Justo.

El religioso hacía referencia de este modo a lo sucedido el viernes 24 de diciembre, a las 6.30, cuando la fiscal Belén Casal Gatto movilizó a decenas de efectivos de la Policía Bonaerense para desalojar a trece familias anexas al Barrio 22 de Enero, del partido de la Matanza, cercanos a Ciudad Evita.

El sacerdote perteneciente a la Congregación Misioneros de los Sagrados Corazones, que vive junto a otro religioso africano, Anaclet Mbuguje, afirmó que había acordado con la fiscal que "no iba a ver este tipo de desalojos porque justamente venimos reclamando una mesa de diálogo para consensuar una realidad muy difícil con la provincia, el municipio, los vecinos, las organizaciones y las iglesias".

"Pero salen con la represión quemando ranchos y merenderos sobre los hijos de vecinos que están desde hace décadas”, se quejó en declaraciones a la prensa.

Las tierras en disputa son propiedad del Estado pero otorgadas al gremio de la AFIP donde construyó un club llamado 19 de Mayo. Hace un tiempo atrás hubo otro conflicto con 27 familias que tomaron terrenos linderos al club sin uso. Fue tan violento el operativo policial que reprimieron con gases lacrimógenos dentro de la parroquia Beato Enrique Angelelli y Mártires Riojanos. En esa oportunidad los sacerdotes de la Matanza reclamaron una mesa de diálogo, pero nunca fueron escuchados.

“Como curas que vivimos en barriadas matanceras pertenecientes a la diócesis de San Justo, deseamos plantear una vez más nuestra preocupación por la gravísima situación habitacional y de emergencia humanitaria en la que se encuentran muchísimas personas de nuestro distrito. Estamos convencidos que se debe abandonar las prácticas represivas y la privación de elementos básicos para la dignidad humana en las ocupaciones en las que nuestro pueblo reclama tierra y techo digno. Lamentamos que al igual que hace dos mil años nuevamente Jesús (el pobre) no encuentra lugar para nacer, en contrapartida, los pastores de ayer y de hoy, la comunidad recibe y cuida la vida amenazada”, firmaron un comunicado doce sacerdotes de las “Barriadas Matanceras Padre Bachi".

En tanto el pasado martes 28, por la tarde, el obispo de San Justo, monseñor Eduardo Horacio García, celebró una misa por las familias desalojadas. Allí le entregaron como ofrenda maderas quemadas y una carta con sus dolores y esperanzas.+