Miércoles 25 de mayo de 2022

Mons. García alentó a seguir unidos en el reclamo digno por tierra, techo y trabajo

  • 29 de diciembre, 2021
  • San Justo (Buenos Aires) (AICA)
Fue al presidir la misa por las 3T en una villa de La Matanza, tras el violento desalojo a un grupo de familias de una barriada del partido. Advirtió sobre nuevos Herodes que mandan quemar y expulsar.
Doná a AICA.org

El obispo de San Justo, monseñor Eduardo Horacio García, presidió la Misa por Tierra, Techo y Trabajo (3T) en una plaza de un barrio popular de la localidad de Tapiales, partido bonaerense de La Matanza, a pocos días de un violento desalojo a familias con quema de casillas en un asentamiento matancero. La Eucaristía fue concelebrada por el presbítero Daniel Echeverría y otros curas villeros.

En la celebración por el Día de los Santos Inocentes, el prelado reflexionó sobre las tres imágenes del Evangelio: Herodes, a quien definió como “miedoso”, “cobarde” y que sin poder legítimo mandó a matar al Niño Dios; a los Magos que “no tienen miedo y salen a anunciar”; y a José que, junto con María, “aprieta contra su pecho la vida que va creciendo, para que nadie la ataque, para que siga siendo luz”.

“Hoy también hay muchos Herodes que tienen un poder legal, pero ilegítimo; un poder que no se sustenta en aquello por lo que se le confió el mandato. Un montón de Herodes miedosos de la verdad y del bien que puede nacer de otros y que también quieren acallar, quieren matar, quieren destruir a aquellos que muestran la otra cara de la verdad”, advirtió, y sostuvo: “Hoy también tenemos Herodes que no dan la cara, que mandan matar, que mandan quemar, que mandan sacar, que mandan expulsar…”

El obispo matancero reconoció que “en estos días vivimos cosas fuertes en nuestros barrios, vivemos desalojos, vivimos quema de colchones, vivimos decomisaciones, vivimos un montón de cosas” que, aseguró, “en el fondo son no dejar que la vida crezca; pero la vida avanza”.

“Le tenemos que pedir al Señor, al Niño Jesús, que nos dé la valentía, la claridad y astucia de los Magos, que sabían por dónde buscar los caminos para que la vida avance. Pedirle la valentía, la astucia, la capacidad de asombro de los Magos; pedirle la entereza de José, de apechugar, de abrazar a Jesús, de abrazar a Dios y buscar el momento adecuado para que esa vida fuera luz”, planteó.

Monseñor García enfatizó que en estas barriadas “pedimos  techo, tierra y trabajo y lo seguiremos pidiendo y seguiremos luchando, y seguiremos anunciando y seguiremos mostrando -aun con dolor- porque aquello que nuestro pueblo, nuestras familias necesitan, no se da” y, apuntó, “que le caiga el poncho a aquel que le corresponda”. 

“Seguiremos mostrando que aquí también vive gente que necesita tierra, techo y trabajo para vivir con dignidad, como hijos de Dios, para vivir como una familia que construye también historia; no desde el poder, sino desde el trabajo cotidiano, desde la búsqueda cotidiana del bien, desde el amor de los hermanos. Sigamos unidos por la tierra, el techo y el trabajo que cada uno merece y que todos necesitamos”, concluyó.+