Sábado 25 de septiembre de 2021

Con una oración interreligiosa, Resistencia celebró el tedeum

  • 26 de mayo, 2020
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
"Orar también es abrir una puerta a la esperanza en Dios y en la capacidad de cada uno de nosotros de amar y de ser solidarios. Orar es fortalecernos juntos en este caminar", expresó monseñor Dus.
Doná a AICA.org

Con motivo de los 210 años de la Revolución de Mayo, la arquidiócesis de Resistencia realizó una oración interreligiosa que presidió el arzobispo de Resistencia, monseñor Alfredo Ramón Dus, y a la que asistieron representantes de otras confesiones religiosas y autoridades municipales y provinciales.



“Como confesiones religiosas, motivadas por la Iglesia Católica para las fiestas patrias, celebramos el tedeum. Son dos palabras con las que comienza un himno de acción de gracias a Dios por los beneficios dados en el año y un motivo de encuentro e invocación para su protección y su auxilio”, comenzó diciendo monseñor Dus.



Del mismo modo, el arzobispo convocó a la comunidad a unirse a la oración a través de los medios digitales, “para que desde nuestra conciencia de fe los acompañemos y también nos comprometamos. Nos guía nuestra fe en Dios, nuestro cuidado de la vida y de las personas, nuestra morada solidaria hacia el bien común”.



Representando a las religiones presentes en la provincia del Chaco, participaron el rabino Natan Winegortin, el pastor Daniel Gauna, Silvina Salinas de Ricco y el pastor Luis Macchi. Asimismo entre las autoridades participó el gobernador de la provincia del Chaco, Jorge Capitanich.



Luego se rezó un himno de acción de gracias y el arzobispo de Resistencia concluyó la oración invocando la bendición de Dios por la provincia de Chaco y por la ciudad de Resistencia. “Queremos agradecer la vida, esa vida que Dios nos da y nos la mantiene con la gracia de su amor y de su espíritu. Orar también es abrir una puerta a la esperanza, en Dios y en la capacidad de cada uno de nosotros de amar y de ser solidarios. Orar es fortalecernos juntos en este caminar”.



“Pedimos al Señor, que es Padre y Señor de la vida, que nos dé el espíritu de solidaridad y cercanía, que nos haga sensibles al bien común de nuestros hermanos, que nos dé un corazón capaz de acompañar, de tener misericordia y de compadecernos en el caminar con los otros”. Con la bendición, monseñor Dus finalizó la oración. +