Miércoles 29 de junio de 2022

Comunicado del Obispado de Goya ante el caso del padre Pacheco

  • 20 de noviembre, 2013
  • Goya (Corrientes) (AICA)
Ante la gran trascendencia que tuvo la decisión del obispo local de pagar la fianza del sacerdote Domingo Pacheco, acusado y detenido por el presunto delito de abuso de un menor de edad, para que pueda continuar en libertad hasta que se sustancie el juicio en su contra el próximo 9 de diciembre, la Oficina de Prensa del obispado de Goya emitió un comunicado con precisiones sobre el caso.
Doná a AICA.org
Ante la gran trascendencia que tuvo la decisión del obispo local de pagar la fianza del sacerdote Domingo Pacheco, acusado y detenido por el presunto delito de abuso de un menor de edad, para que pueda continuar en libertad hasta que se sustancie el juicio en su contra, la Oficina de Prensa del obispado de Goya emitió un comunicado con precisiones sobre el caso.

"A la comunidad católica de Esquina y a las personas de buena voluntad.
Ante las distintas versiones periodísticas del caso de referencia, es oportuno informar y aclarar:

"1º- Que la Constitución Nacional y Pactos Internacionales celebrados por nuestro País, garantizan la libertad de un detenido, en razón del principio de presunción de inocencia, habiendo transcurrido más de dos años en prisión sin sentencia. Principio que debe aplicarse en todo caso, en razón de la defensa de los Derechos Humanos. Por esta razón, los jueces competentes concedieron el cese de prisión al Padre Domingo Jesús Pacheco, ante el pedido de su abogado particular.

"2º- Que el Obispado de Goya dio en caución ante el requerimiento judicial, un vehículo, a fin de que el Padre Domingo, que resulta imputado en una causa penal, goce de libertad hasta el juicio oral que se celebrará los días 9 al 11 de diciembre del presente año. Dicha caución tiene por finalidad garantizar la comparencia del imputado a la audiencia de debate y quedará sin efecto alguno, una vez que se realice el mismo.

"3º- La garantía prestada por el Obispado no implica estar a favor del imputado, y es un acto puntual de misericordia. La culpabilidad o responsabilidad del imputado, la tendrá que determinar la Justicia. Es esto lo que la sociedad y la Iglesia esperan.

"Una vez más recordamos lo que dijo Jesús: ?La verdad los hará libres? (Jn. 8,32)".+