Martes 28 de mayo de 2024

Como los Reyes Magos, busquemos al Señor con la mirada puesta en el Cielo

  • 6 de enero, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco ha pedido a todos los fieles tener, como los tres Magos, "los ojos fijos en el cielo, los pies sobre la tierra y el corazón postrado en adoración"
Doná a AICA.org

El Papa Francisco presidió este sábado 6 de enero la misa en la basílica de San Pedro con ocasión de la solemnidad de la Epifanía del Señor. Durante la homilía, el Santo Padre reflexionó sobre la figura de los tres Reyes Magos que emprenden un viaje “en busca del Rey que ha nacido”. “Son imagen de los pueblos en camino en busca de Dios, de los extranjeros, de los lejanos, de todos los que están extraviados y siente la llamada de una voz amiga”.

Francisco se detuvo en tres aspectos de estos “sabios que vienen de Oriente”: “Ellos tienen los ojos fijos en el cielo, los pies sobre la tierra, el corazón postrado en adoración”. 

“Se necesita sabiduría, se necesita la asistencia del Espíritu Santo para comprender la grandeza y la pequeñez en la manifestación de Dios”, expresó el Papa.

El don de la fe no nos es dado para mirar al cielo, sino para caminar por las calles del mundo como testigos del Evangelio; la luz que ilumina nuestra vida, el Señor Jesús, no nos es dada sólo para ser consolada en nuestras noches, sino para abrir destellos de luz en la espesa oscuridad que envuelve muchas situaciones sociales; Al Dios que viene a visitarnos no lo encontramos permaneciendo firmes en alguna hermosa teoría religiosa, sino sólo emprendiendo un camino, buscando los signos de su presencia en las realidades cotidianas y, sobre todo, encontrando y tocando la carne. de nuestros hermanos". 

Luego el Santo Padre recordó que "contemplar a Dios es hermoso, pero sólo es fructífero si se arriesga el servicio de traer a Dios. Los Reyes Magos buscan a Dios, al gran Dios, y encuentran un Niño". 

Esto es importante: encontrar a Dios en la carne, en los rostros que pasan cada día junto a nosotros, especialmente en los de los más pobres".

"Los Reyes Magos miran la estrella del cielo, pero no se refugian en una devoción desligada de la tierra; viajan, pero no deambulan como turistas sin rumbo", añadió Francisco.

“Perdimos la costumbre de adorar, perdimos esta capacidad que nos da el culto. Redescubramos el sabor de la oración de la adoración. Hoy los Reyes Magos nos invitan a adorar. Hay una falta de adoración entre nosotros hoy". 

“Como los Magos, levantemos los ojos al cielo, partamos en busca del Señor, inclinemos nuestro corazón en adoración. Mira al cielo, emprende un viaje y adora. Y pedimos la gracia de no perder nunca el coraje: el coraje de ser buscadores de Dios, hombres de esperanza, soñadores intrépidos que miran al cielo, el coraje de la perseverancia en el caminar y en los caminos del mundo, con el cansancio del camino verdadero, y el coraje de adorar, el coraje de mirar al Señor que ilumina a todo hombre", concluyó el Papa.+