Miércoles 7 de diciembre de 2022

Contribuyan a difundir la cultura del cuidado, pidió el Papa a un grupo de farmacéuticos

  • 14 de noviembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Santo Padre recibió este lunes a la red de farmacias "Apoteca Natura", a los que pidió seguir aportando al crecimiento de una economía diferente, centrada en la persona y el bien común.
Doná a AICA.org

El papa Francisco se reunió este lunes, 14 de noviembre, con la red de farmacias “Apoteca Natura”, que cuida a las personas respetando la fisiología del organismo y el medio ambiente. Tras haber agradecido al fundador de la red, Massimo Mercati, por sus palabras y las publicaciones que le envió, el Santo Padre expresó que la experiencia de Apoteca, de buscar en la naturaleza las respuestas a los problemas de salud, le hizo pensar en la Amazonia: “No en la brujería amazónica, sino en la Amazonia”.

Francisco se refirió, entonces, a los pueblos indígenas, “depositarios de un rico patrimonio de terapias naturales, pero incluso estas corren el riesgo de perderse si las culturas originarias se extinguen”.

Sobre el trabajo de "Apoteca Natura", Francisco lo consideró un “signo positivo de los tiempos, una forma creativa de hacer negocios y generar empleo, basada en una intuición totalmente ecológica, una intuición que responde a la imperiosa necesidad actual de redescubrir una nueva armonía entre nosotros, los seres humanos, y la creación”.

Otra "afortunada intuición" de esa red que describió el Obispo de Roma es "el intento de desarrollar lo que ya es de por sí una característica de los farmacéuticos, es decir, una relación personalizada con la gente de la zona, una cierta capacidad de escucha para poder aconsejar, orientar. Sin embargo, aunque esto no es una invención suya, ustedes se proponen "invertir" en este aspecto, que es muy importante desde el punto de vista de la asistencia sanitaria básica", aseveró.

"Desgraciadamente, por diversas razones, la figura del médico de familia casi desapareció, y se corre el riesgo de que, para privilegiar la "excelencia", se descuide la buena calidad de los servicios sanitarios territoriales; o que estos estén tan burocratizados e informatizados que las personas mayores, o con escasa formación, se encuentren efectivamente excluidas y marginadas. Por supuesto, las farmacias no pueden sustituir lo que es responsabilidad del servicio nacional de salud, pero sin duda pueden satisfacer una necesidad real de la población, compensando ciertas carencias", afirmó el Papa.

Hoy, continuó el Papa, "en un mundo, que está globalizado e interconectado, la confrontación entre dos culturas es aún más evidente:  por un lado, la cultura del consumo y del descarte", que es una forma de nihilismo según Francisco; y, por otro, la cultura del cuidado. En esta tensión, el Papa subrayó que "debemos elegir: no hay otra posibilidad de seguir adelante".

"Hoy no se nos permite permanecer neutrales. Hay que elegir, porque el grito de la tierra y el grito de los pobres exigen responsabilidad, responder. La cultura del consumo y del descarte está muy extendida y condiciona muchos de nuestros comportamientos cotidianos; y también la cultura del cuidado se expresa en muchas pequeñas y grandes elecciones, que cada uno está llamado a hacer, según el papel que ocupe".

"La encíclica Laudato si' -explicó el Papa a los farmacéuticos- quiso ser, para toda la Iglesia, y para todos los hombres y mujeres de buena voluntad, una llamada a asumir la actitud del cuidado con conciencia y decisión. Y, como los conozco, creo que puedo decir que su obra responde a esta lógica y a este estilo de vida: entrar en la cultura del cuidado", subrayó el pontífice.

El Santo Padre subrayó que "cada uno, en su papel, debe contribuir a difundir la cultura del cuidado", y agradeció a la red de farmacias por su trabajo, haciendo extensiva su bendición apostólica a los integrantes, a sus comunidades y familias.+