Jueves 18 de agosto de 2022

China: Murió el obispo de Wenzhou y la policía mantiene detenido al obispo coadjutor

  • 9 de septiembre, 2016
  • Wenzhou (China)
El 7 de septiembre murió, a los 90 años, monseñor Vincent Zhu Weifang, obispo de Wenzhou, China. El prelado, nombrado obispo en 2009 por Benedicto XVI, fue reconocido por las autoridades desde 2010 y hasta entonces desarrollaba su ministerio de manera clandestina, por lo que padeció 16 años de trabajos forzados y seis de prisión a causa de su fidelidad al Evangelio. La noticia de la muerte del prelado llegó en momentos en que el obispo coadjutor, monseñor Peter Shao Zhumin, quien sucede al Obispo fallecido, permanece detenido, sin motivo, por la policía, desde el 23 de agosto. El funeral se llevará a cabo el próximo 13 de septiembre.
Doná a AICA.org
El 7 de septiembre murió, a los 90 años, monseñor Vincent Zhu Weifang, obispo de Wenzhou, China. El prelado, nombrado obispo en 2009 por Benedicto XVI, fue reconocido por las autoridades desde 2010 y hasta entonces desarrollaba su ministerio de manera clandestina, por lo que padeció 16 años de trabajos forzados y seis de prisión a causa de su fidelidad al Evangelio.

Monseñor Vincenzo Zhu Weifang, pasó largos períodos en campos de trabajo forzado (1955-1971) y en prisión (1982-1988). Siendo sacerdote clandestino, pasó a la oficialidad en el año 2010, y fue instalado como obispo reconocido por el gobierno.

Luego de la campaña emprendida por el gobierno de Zhejiang para la demolición de cruces e iglesias, el prelado protagonizó un fuerte reclamo a las autoridades para frenar la destrucción, y un llamamiento a la Iglesia universal para que apoyase a la Iglesia en China y rogase por ella

La noticia de la muerte del prelado llegó en momentos en que el obispo coadjutor, monseñor Peter Shao Zhumin, quien sucede al obispo fallecido, permanece detenido, sin motivo, por la policía, desde el 23 de agosto. El funeral se llevará a cabo el próximo 13 de septiembre.

El gobierno, según informaron fuentes no oficiales a la agencia AsiaNews, "no quiere que el obispo Shao presida el funeral de monseñor Zhu", por lo cual habría actuado desde el momento en que tuvo noticia de la gravedad de la enfermedad del obispo fallecido.

Las mismas fuentes señalaron que monseñor Shao fue llevado por la policía al nordeste de China "para un viaje". Otros dos sacerdotes también fueron detenidos, uno de ellos es el padre Paolo Jiang Sunian, secretario y canciller de la diócesis. Las fuentes afirman que "el obispo y los sacerdotes fueron sacados de la ciudad para obstaculizar una tranquila sucesión de monseñor Shao a la diócesis de Wenzhou".

La policía local también prohibió a los miembros de la comunidad clandestina poder participar en los funerales. Los miembros de la comunidad oficial deben ellos también tener un permiso para participar de las exequias y las fuerzas del orden establecieron que en la misa podrán participar sólo 400 personas.+