Sábado 13 de julio de 2024

Cáritas pide más gestos de solidaridad de la comunidad internacional

  • 24 de febrero, 2023
  • Europa (AICA)
Más de 5,3 millones de personas han recibido ayuda de Cáritas. Sin embargo, la organización necesita ayuda para las personas desplazadas de Ucrania que están tratando de reconstruir sus vidas.
Doná a AICA.org

Dos días antes del primer aniversario de la guerra en Ucrania, Cáritas Internationalis dio a conocer un balance del compromiso humanitario de la organización, tanto en el país devastado por el conflicto como en los países vecinos, que han tenido que dar una primera respuesta de emergencia.

Más de 5,3 millones de refugiados han recibido ayuda de Cáritas en Polonia, Rumania, Moldavia, la República Checa, Eslovaquia, Bulgaria y Hungría. El compromiso fue aún más intenso para las dos organizaciones ucranianas - Cáritas Ucrania y Cáritas-Spes Ucrania - que por sí solas ofrecieron ayuda humanitaria a un total de 3 millones de personas, proporcionando unos 3,7 millones de artículos alimentarios y no alimentarios; 637.000 refugios; 192.000 servicios de atención sanitaria y psicosocial; 377.000 servicios de protección; más de 1,5 millones de artículos sanitarios y de higiene; y más de 107.000 sumas diferentes de dinero en efectivo.

"Este último año ha sido difícil. Ha sido un año lleno de sufrimiento y retos, de dolor y pérdida, de situaciones difíciles. Al mismo tiempo, también se ha caracterizado por una gran solidaridad, por una gran expresión de esperanza, fe, amor y ayuda mutua", explicó en una nota la presidente de Cáritas Ucrania, Tetiana Stawnychy.

Significativas y llenas de gratitud fueron las palabras difundidas por el Secretario General de Cáritas-Spes Ucrania, el padre Vyacheslav Grynevych: "Cada día, cada voluntario y cada empleado de Cáritas-Spes ofrece su contribución crucial para salvar a la gente, y no estamos solos en esto. Sentimos fuertemente el apoyo de los donantes cada día. Caminan con nosotros en este Vía Crucis de 365 días, y sabemos que no nos dejaran solos en el futuro".

Un año después del inicio del conflicto a gran escala, Cáritas recuerda los primeros momentos, cuando millones de personas se desplazaron a los países vecinos en busca de seguridad. "En la primera semana del conflicto, unas 77.000 personas se pusieron en camino para llegar a la frontera polaca", informó Cáritas Internationalis en un comunicado.

Varios miembros del personal y voluntarios de Cáritas estuvieron allí para darles la bienvenida en las Tiendas de la Esperanza, donde se les ofreció comida y bebidas calientes, medicinas, artículos de higiene, ropa de abrigo y un lugar para descansar".

Hasta la fecha, Cáritas Polonia ha distribuido más de 15,7 millones de viandas calientes y artículos no alimentarios; ha prestado servicios de protección a unas 255.000 personas; 176.000 personas recibieron refugio; 64.000 recibieron apoyo sanitario y psicosocial; y más de 7.287 niños recibieron servicios educativos.

También hizo un gran esfuerzo Cáritas Rumania, que actualmente cuenta con seis centros de servicios sociales para refugiados en Bucarest, Baia Mare, Cluj, Lasi, Oradea y Sighetu Marmatiei. Hasta la fecha, unas 11.900 personas han recibido alimentos y artículos no alimentarios; 2.700 han recibido productos de higiene; 2.600 han encontrado refugio; 2.500 han recibido servicios de protección; y 537 beneficiarios, servicios de educación.

Además, es importante mencionar el gran compromiso de Cáritas en Moldavia, donde la ayuda humanitaria se concentró en la capital, Chisinau, y sus alrededores, donde muchos refugiados encontraron asilo. Esa institución prestó servicios de protección a 135.000 personas; 34.300 recibieron alimentos y artículos no alimentarios; 22.600 recibieron asistencia sanitaria y psicosocial; 10.900 recibieron refugio; 2.700, artículos de higiene.

En efecto, todas las organizaciones Cáritas de los países de Europa del Este se han implicado en la acogida de los refugiados que, sobre todo al principio del conflicto, salieron en masa de sus fronteras. Así, Cáritas en la República Checa también proporcionó protección a unas 9.000 personas; educación a algo menos de 1.000 estudiantes; asistencia sanitaria a 1.200 personas.

De hecho, también en Eslovaquia, país fronterizo con Ucrania, Cáritas, a través de la red diocesana, ofreció protección a 3500 personas; distribuyó más de 66 mil viandas y garantizó la educación a casi 8000 estudiantes. Por último, Cáritas Bulgaria, a través de sus servicios parroquiales, también ofreció servicios de protección a 13.700 beneficiarios; asistencia sanitaria a 1.350 personas; alojamiento a 870 y servicios educativos a 670 estudiantes.

La Confederación Cáritas de Europa del Este pide más gestos de solidaridad de la comunidad internacional. Se necesita ayuda para las personas desplazadas que están tratando de reconstruir sus vidas. La coadministradora temporal de Cáritas Internationalis, Amparo Alonso Escobar, subrayó que la organización caritativa de la Iglesia católica no se limita a prestar asistencia, sino que acompaña a las personas antes, durante y después de las crisis, aportando "esperanza, calor y humanidad".

Y con motivo del aniversario de la invasión, el viernes 24 de febrero, Cáritas-Spes Ucrania invita a todos a participar en la oración del Vía Crucis, que se retransmitirá a las 19 hora italiana, en el canal YouTube de Cáritas Internationalis.+