Sábado 15 de mayo de 2021

Caritas Internacionalis pide garantizar el acceso humanitario seguro en Myanmar

  • 17 de febrero, 2021
  • Naipyidó (Myanmar) (AICA)
Manifiesta preocupación por las repercusiones de la escalada de violencia en el país tras el golpe militar, y pide que se garantice el acceso humanitario seguro para prestar asistencia vital.
Doná a AICA.org

Caritas Internationalis manifestó su preocupación por el impacto de la escalada de violencia en Myanmar, ante la "ya frágil situación humanitaria y la capacidad de las organizaciones de ayuda para llegar a las personas necesitadas". 

"A finales de enero, la ONU y otros organismos asociados para la ayuda humanitaria lanzaron el Plan de Respuesta Humanitaria 2021 para Myanmar, con el fin de apoyar a casi un millón de personas necesitadas y responder a la actual pandemia de la Covid-19. Sin embargo, desde que estalló la crisis, el acceso a las comunidades vulnerables se ha restringido aún más, lo que ha puesto a prueba la capacidad de las organizaciones humanitarias para prestar asistencia vital y garantizar la protección de la población, en particular de quienes se encuentran en las zonas afectadas por el conflicto y las comunidades de desplazados internos, en los estados de Kachin, Shan del Norte, Chin, Rakhine y Kayin", planteó en un comunicado. 

A la luz de estas circunstancias, Caritas Internacionalis hizo un llamamiento a todas las partes interesadas para que:

    • garanticen un acceso humanitario seguro y sin obstáculos para prestar asistencia vital y reanudar la respuesta a la pandemia;

    • para que se abstengan de utilizar la violencia y restauren el estado de derecho y los principios de la democracia.

Asimismo, exhortó al Consejo de Derechos Humanos y a la comunidad internacional para que:

    • sigan de cerca la situación humanitaria y los derechos humanos en Myanmar, con los pertinentes mecanismos de la ONU en esta materia; y

    • se solidaricen con la población de Myanmar y apoyen todos los esfuerzos posibles para lograr una solución pacífica de la actual crisis, a través del diálogo y la reconciliación y de acuerdo con la voluntad del pueblo de Myanmar, que es la única manera de lograr "una convivencia   democrática y armoniosa".

Caritas lleva más de 30 años trabajando en Myanmar, ayudando a las comunidades en situaciones de emergencia y prestando apoyo en ámbitos como la educación, el VIH-SIDA, la construcción de paz y la movilidad humana, por lo que reitera su preocupación por la restricción del acceso a las comunidades vulnerables, desde que estalló una crisis política en el país, el pasado 1° de febrero. Una situación aún más crítica y peligrosa en tiempos de la Covid-19.+