Viernes 24 de septiembre de 2021

Cardenal Poli: "Héctor Schenone, un servidor de la belleza"

  • 4 de junio, 2019
  • Buenos Aires (AICA)
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió una misa en memoria del profesor Héctor Schenone (1919-2004) en la basílica Nuestra Señora del Pilar, en el barrio porteño de Recoleta, donde impuso su nombre a una sala del Museo de los Claustros Históricos. Schenone fue un destacado historiador del arte colonial, académico de la Historia y de Bellas Artes, y diácono permanente en esa parroquia. El cardenal Poli expresó que diácono significa servidor y lo calificó como "un servidor de la belleza".
Doná a AICA.org
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió el viernes 31 de mayo una misa en memoria del profesor Héctor Schenone (1919-2004) en la basílica Nuestra Señora del Pilar, en el barrio porteño de Recoleta, donde impuso su nombre a una sala del Museo de los Claustros Históricos, a un costado del templo.

Al concluir la misa, el cardenal evocó al destacado historiador del arte colonial, que ejerció su ministerio como diácono permanente en esa basílica. El cardenal Poli recordó al "querido diácono" contando que el arzobispo de Buenos Aires Antonio Quarracino "me pidió que lo preparara para el diaconado".

"Yo era más joven", dijo, señalando que Schenone ya era de edad madura, con una larga trayectoria docente y académica. "Yo lo conocía bastante bien a través de su obra", comentó. Y observó que se daba una paradoja: "`El hacía de maestro y yo de discípulo".

El cardenal Poli expresó que diácono significa servidor y afirmó: "Si tengo que hacer memoria de él descubro en el diácono Héctor a un servidor de la belleza".

"¡Tantas veces me abrió los ojos!", confesó. "Porque la evangelización es bella. Dios es Belleza, es bondad, es verdad". Y por tanto la evangelización, decía el diácono ?"que no dejaba de ser porteño", acotó Poli- "no puede ser un mamarracho".

"A veces perdemos la belleza de Dios cuando perdemos su gracia", dijo el cardenal. Citó a San Gregorio Nacianceno, que decía que cuando alguien se confiesa, pide perdón y recibe la gracia de Dios, hasta la misma Creación tiene envidia de este cristiano.

Recordó que este diácono, historiador del arte, relevó capillas en el interior, imágenes, retablos, que hablan de la belleza de Dios. Y al pedir al Señor su gozo eterno, dijo que "uno se imagina a Héctor abriendo los ojos a la belleza del cielo, de Dios".

El cardenal Poli concelebró la misa de la fiesta de la Visitación de la Virgen junto con el párroco, presbítero Rómulo Puiggari, y el presbítero Pablo Caruso. En la homilía dijo que la Virgen fue morada de Dios entre los hombres y no se quedó encerrada sino que salió sin demora para anunciar lo que Dios había obrado en Ella. Relacionó la visitación de María a su prima santa Isabel con la evangelización, que es llevar a Cristo. "Ella es la primera discípula que llevó a Cristo", dijo.

[img]http://www.aica.org/subidas/5949.jpg[/img]

Placa recordatoria
Luego, con el párroco y varios de los asistentes, subió la escalera hacia los claustros históricos, donde bendijo una placa, que da cuenta de que desde la Academia Nacional de Bellas Artes Schenone dirigió el relevamiento del patrimonio artístico de la Iglesia en la Argentina.

La placa recuerda que el diácono permanente de esa parroquia colaboró con el estudio de sus objetos litúrgicos y tuvo un papel relevante en la restauración de la Iglesia y sus retablos. Y desempeñó un destacado papel en la organización del Museo de los Claustros, al que donó piezas de su colección.

Estaban el académico y catedrático José Emilio Burucúa, la poeta Ofelia Funes y otros discípulos de las cátedras de Schenone en la Universidad de Buenos Aires (UBA), así como fieles habituales de la parroquia y familiares. Se encontraban sus hijos María Beatriz y José Manuel Schenone, y sus nietos Verónica García Zavaleta y Mariano Schenone, que recibieron saludos del cardenal y de varios asistentes. El maestro hubiera cumplido cien años el 1º de enero de 2019.

Schenone dirigió el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco entre 1967 y 1975, fue miembro de número de las academias nacionales de Bellas Artes y de la Historia, realizó una ingente tarea de investigación sobre el patrimonio artístico, donde sobresale su "Iconografía del arte colonial".



Actos
Será recordado el jueves 6 de junio, a las 19, en un homenaje en el Museo Nacional de Bellas Artes, en Avenida del Libertador 1473. Hablarán José Emilio Burucúa, Ángel Navarro, Gabriela Siracusano y Ricardo González, presentará el acto María Pimentel y moderará la mesa Mariana Marchesi.

A su vez, el miércoles 19 de junio, a las 16.30, habrá una visita guiada al Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, Suipacha 1422, con el título "Tras los pasos de Héctor Schenone", conducida por Gustavo Tudisco y Patricio López Méndez. (Jorge Rouillon)