Martes 27 de octubre de 2020

Card. Onaiyekán: muchos milicianos abandonarían Boko Haram con una amnistía

  • 24 de septiembre, 2015
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
Un ofrecimiento de amnistía podría inducir a que la mayor parte del grupo terrorista de Boko Haram deponga las armas, asegura el cardenal John Onaiyekan, arzobispo de Abuya, en Nigeria. En una entrevista con la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, el purpurado nigeriano dijo que hasta un 80% de los miembros de Boko Haram no compartían en principio la ideología del grupo terrorista islamista, por lo que es probable que reaccionen positivamente ante la oportunidad de deponer las armas y volver a sus casas.
Un ofrecimiento de amnistía podría inducir a que la mayor parte del grupo terrorista de Boko Haram deponga las armas, asegura el cardenal John Onaiyekan, arzobispo de Abuya, en Nigeria. En una entrevista con la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, el purpurado nigeriano dijo que hasta un 80% de los miembros de Boko Haram no compartían en principio la ideología del grupo terrorista islamista, por lo que es probable que reaccionen positivamente ante la oportunidad de deponer las armas y volver a sus casas.

"Muchos están en Boko Haram porque fueron reclutados por la fuerza y porque no tenían otra opción. Los que realmente abrazan la teología de Boko Haram no son tantos. Es decir, que entre un 70 y un 80% seguro que quiere abandonar el grupo", asegura el arzobispo de Abuya.

El cardenal Onaiyekan hace un nuevo llamamiento para que se tome en consideración una amnistía para los milicianos de Boko Haram, en momentos en que llegan noticias sobre verdaderos éxitos en la lucha contra el grupo terrorista. Así, el sábado 19 de septiembre, el Ejército nigeriano informó acerca de nuevos avances en su ofensiva contra Boko Haram en el noreste del país, a saber, en el corazón del bastión del grupo terrorista.

En cambio, el líder del grupo terrorista, Abubakar Shekaku, dijo que eso era mentira. Por su parte, el cardenal Onaiyekan señaló que "durante el último mes, tuvimos evidencia de grandes incursiones del Ejército en los territorios de Boko Haram. Podemos afirmar que hoy ya no controlan grandes zonas de nuestro país, y que ya no ocupan áreas infranqueables para todos salvo para ellos. No obstante, todavía están ahí y pueden hacer estragos".

El arzobispo señaló también una reorganización militar según la cual los mandos militares están trasladando su base hacia el noreste, cerca del baluarte de Boko Haram. Además, el prelado elogió las iniciativas del presidente Buhari en pos de una coalición contra Boko Haram, consistente en colaborar con los países vecinos del Chad, Camerún y Níger, y subrayó la importancia de las negociaciones del jefe de Estado con potencias líderes como Francia y los Estados Unidos, relativa al intercambio de información.

Ante este aparente retroceso de Boko Haram, el cardenal dijo que unas negociaciones en torno a una amnistía de los milicianos del grupo terrorista deberían también estudiar la forma de asegurarse de que aquellos que depongan las armas realmente se comprometan a renunciar para siempre a su adhesión al grupo terrorista y a la violencia y puntualizó que "tiene que haber un compromiso: si abandonan el grupo, deben ser bien tratados, porque esto animará a otros tantos a seguir su ejemplo. Sin embargo, si los tratamos mal y los matamos, los demás no se atreverán a hacer lo mismo. Yo creo que nuestro país es suficientemente grande y fuerte como para afrontar el riesgo de conceder una amnistía".

Asimismo el arzobispo de Abuya reconoció que la idea de ofrecer una amnistía a los milicianos de Boko Haram no es muy popular entre los cristianos ya que "Boko Haram destruyó toda la buena voluntad entre musulmanes y cristianos en las zonas donde actuó. En algunos casos, presenciamos un gran ensañamiento entre musulmanes y cristianos. Por ello, habrá que dar muchos pasos en pos de una recuperación, antes de que ambos sean capaces de volver a trabajar juntos", afirmó.

Según datos de la diócesis de Maiduguri, en el noreste de Nigeria ?zona de mayor influencia de Boko Haram?, fueron asesinados al menos 5.000 fieles y destruidas 350 iglesias y casas parroquiales. Hasta 100.000 creyentes tuvieron que huir dentro del país, y muchos de ellos reciben ayuda de emergencia de asociaciones benéficas como Ayuda a la Iglesia Necesitada. Ahora algunos de los desplazados están regresando a sus lugares de origen. +