Sábado 12 de junio de 2021

Card. Müller: La esperanza cristiana cambia la vida

  • 4 de mayo, 2016
  • Madrid (España) (AICA)
El cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, presentó este martes 3 de mayo, en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, el libro "Informe sobre la esperanza". En el libro, el cardenal entrevistado por el sacerdote Carlos Granados, director editorial de la Biblioteca de Autores Católicos, aborda con claridad los horizontes que se abren en una sociedad herida por numerosas crisis, entre ellas una crisis de esperanza desde la que se entienden bien algunos problemas que padecemos. El cardenal Müller subrayó que la esperanza cristiana cambia la vida: es la única que puede conferir la seguridad que tanto anhelamos. La misión de la Iglesia es evangelizar, y por tanto está llamada a transmitir esa certeza.
Doná a AICA.org
El cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, presentó este martes 3 de mayo, en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, el libro "Informe sobre la esperanza".

En el libro, el cardenal entrevistado por el sacerdote Carlos Granados, director editorial de la Biblioteca de Autores Católicos, aborda diversos temas: la familia, la ideología de género, los divorciados vueltos a casar, la crisis de esperanza que sufre Occidente, el sacerdocio femenino, la relación entre la doctrina y la vida, el aborto y el celibato sacerdotal.

El cardenal Müller subrayó que la esperanza cristiana cambia la vida: es la única que puede conferir la seguridad que tanto anhelamos. La misión de la Iglesia es evangelizar, y por tanto está llamada a transmitir esa certeza.

Es verdad que la sociedad es plural, pero la Iglesia es la que es y no puede rebajar o edulcorar el mensaje de salvación ni disponer de los sacramentos en aras de una visión presuntamente compasiva.

La Iglesia es madre y maestra, y en esa permanente tensión debe desenvolverse y complementarse. Debe conjugar la firmeza en los principios con la cercanía pastoral y la ternura en el arduo camino de la existencia cotidiana, especialmente con aquellas personas que viven situaciones de grave dificultad. Personas a las que la Iglesia acoge, integra, acompaña y ofrece, una y otra vez, la misericordia de Dios.

Interrogado sobre el acercamiento a la Iglesia de las familias en situación irregular que el papa Francisco propone en la exhortación apostólica ?Amoris Laetitia?, el purpurado explicó que el Santo Padre pide plantearse cómo integrar a estas personas que "saben que viven en una situación incorrecta pero que quieren acercarse a la Iglesia".

Consideró también que es una contradicción estar divorciado, vuelto a casar y desear comulgar, porque no se puede decir sí a Jesucristo en la Eucaristía y no en el matrimonio. Y advirtió del peligro de dar interpretaciones falsas que vayan más allá del dogma católico, visto que la Iglesia no tiene potestad de cambiar el derecho divino, ni la indisolubilidad del matrimonio.

Elogió también el estilo personal de Francisco, por ser más pastoral y cercano a la gente, si bien descalificó a quienes buscan contradicciones entre los diversos papas.

Finalmente, el prefecto subrayó que la Iglesia está llamada a ofrecer esperanza para que no se naufrague en el sinsentido y la irracionalidad.+