Miércoles 29 de junio de 2022

Bendijeron la primera capilla en el mundo dedicada a la beata Crescencia Pérez

  • 24 de mayo, 2022
  • San Nicolás (Buenos Aires) (AICA)
El templo, construido por iniciativa comunitaria, fue inaugurado el domingo con una misa en la localidad bonaerense de La Emilia.
Doná a AICA.org

La primera capilla en el mundo dedicada a la beata María Crescencia Pérez, perteneciente a la congregación del Noviciado de las Hermanas del Huerto, fue inaugurada el domingo 22 de mayo en el barrio María del Rosario, en la localidad bonaerense de La Emilia. 

La celebración de la misa y bendición fue presidida por el obispo de San Nicolás, monseñor Hugo Norberto Santiago, y concelebrada por el obispo emérito de la mencionada diócesis, monseñor Héctor Cardelli, monseñor Carlos Pérez,  junto a los presbíteros Francisco Benítez, Sergio Latini, Aníbal Tabares, Nelson Calderón, Sergio Chamorro, Adelino Dosantos, Javier Fortunato y el diácono Ignacio.

Además de la capilla dedicada a la beata, allí se encuentra el santuario de Jesús Misericordioso. Crescencia Pérez fue beatificada en Pergamino el 17 de noviembre de 2012 y desde ese entonces su nombre e imagen pueden ser parte de altares y dedicaciones.

Casi diez años después y en coincidencia con el mes de su fiesta litúrgica, que fue establecida para el 20 de mayo, la beata María Crescencia cuenta ahora con la primera capilla del mundo bajo su advocación.

En la misa, monseñor Santiago agradeció y felicitó a todos los presentes por “la realización de esta capilla que está muy a tono con el Evangelio de este fin de semana porque Jesús nos dice que por su espíritu habita dentro nuestro como en un templo y nos da la paz”. Destacó que “esta capilla tiene dos realidades sacramentales que no existen en otro lado de la presencia de Dios. Es casa de Dios y está presente Jesús en el Santísimo Sacramento. Dos realidades por las cuales en este lugar habita Dios”, continuó el prelado.

Recordó a la hermana Crescencia como “alguien que ha descubierto el valor extraordinario de lo ordinario, es decir que no es lo importante lo que hacemos o el lugar que ocupemos, sino que lo que le da calidad al trabajo del cristiano es la conciencia y amor con la que uno hace lo que tiene que hacer”. “Y en esta línea se movió Crescencia, a quien en algún momento le vamos a dedicar esta capilla”, exclamó el obispo de San Nicolás.

Finalmente, señaló la tarea de María Crescencia como maestra de labores y el cuidado de los enfermos, resaltando asimismo que la beata es también un modelo de los “santos de segunda línea, los santos que no han tenido gran protagonismo”, pero que por tener “un corazón en Dios tuvo una gran sensibilidad para captar las necesidades y hacerlo de manera sencilla en segunda línea”. Que María “nos haga entender esto que es lo que hace crecer en claridad una comunidad del cristianismo”, señaló monseñor Santiago.

Por su parte, el presbítero Francisco Benítez contó los inicios de esta idea que fue de la mano del fallecido padre José Alfonso, quien fue rector del santuario de La Emilia. 

"La propuesta surgió gracias al padre Alfonso, que advirtió la necesidad que tenía el barrio María del Rosario de contar con una capilla. La posibilidad de que su patrona fuera María Crescencia estuvo dada por la llegada de una persona que había recibido una gracia de parte de la beata en un proceso de enfermedad, por lo que no se dudó al momento de ponerle su nombre", detalló el sacerdote.

La autorización que dio luz verde a la construcción de la capilla fue del obispado de San Nicolás de los Arroyos, mientras que el dinero para su realización provino de aportantes de la comunidad y de fieles de la beata. 

"Fue intervención pura y exclusivamente de la gente, la capilla Beata Crescencia fue construida por la gente", destacó el padre Benítez, quien recordó que “el proceso de construcción fue bastante acelerado ya que la capilla se erigió en once meses". Además, afirmó que el templo está completamente terminado y el espacio cuenta con su sacristía, baño, una capilla para el Santísimo Sacramento y un salón para dar catequesis", describió.+