Martes 26 de enero de 2021

Bélgica: Una Navidad sin misas

  • 5 de diciembre, 2020
  • Bruselas (Bélgica) (AICA)
Los obispos aceptan con "solidaridad" las medidas anti Covid del gobierno pero advierten que este encierro es "una limitación a vivir nuestra fe"

No habrá Misa de Navidad en la Iglesia de Bélgica. Será esta una de las consecuencias más duras del decreto ministerial del 29 de noviembre, que extiende el cierre de las ceremonias religiosas públicas en los lugares de culto hasta el 15 de enero de 2021.

Los obispos belgas difundieron un comunicado en el que toman nota de la decisión del gobierno y expresan “una vez más su solidaridad con las medidas tomadas por el gobierno para contrarrestar la pandemia, evitar el mayor número posible de víctimas y aliviar la presión sobre nuestro sistema de salud”.  

Sin embargo, agrega la nota, “los obispos, así como muchos creyentes, sienten este bloqueo de las celebraciones públicas en las iglesias como una limitación para vivir su fe”.

Para esto, el episcopado belga pide poder reanudar el diálogo con los servicios gubernamentales competentes para consultar sobre la posibilidad de una pronta reanudación de las celebraciones religiosas públicas, que seguramente estarán “enmarcadas por protocolos que garanticen la máxima seguridad”.

En el comunicado, los obispos piden a los párrocos garantizar “la máxima apertura de iglesias” durante la Navidad y período de cierre.

Campaña Donación AICA

“Los creyentes -escriben los obispos- serán acogidos, solos o rodeados de su círculo familiar, para la oración individual, un momento de reflexión o contemplación, para encender una vela u ofrecer una donación por los más desfavorecidos”.

En particular, la Conferencia Episcopal pide a los párrocos que “permitan las visitas al pesebre de la iglesia en los días de Navidad, en cumplimiento de las medidas de protección contra Covid-19”.

El comunicado finaliza con un llamamiento a las comunidades católicas del país para que se solidaricen especialmente con quienes “atraviesan un período especialmente difícil debido a la crisis actual”.

“Aunque encerrados -escriben los obispos- permanecemos en comunión”. +