Viernes 12 de agosto de 2022

Bahía Blanca tiene un nuevo sacerdote

  • 6 de octubre, 2021
  • Coronel Suárez (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Azpiroz Costa OP, presidió el sábado 2 de octubre la misa de ordenación sacerdotal de Sergio Boudou.
Doná a AICA.org

Con una misa presidida por monseñor Carlos Azpiroz Costa OP, el sábado 2 de octubre en la ermita de Schoenstatt, de la ciudad de Coronel Suárez, fue ordenado sacerdote el diácono Sergio Boudou.

La Eucaristía estuvo concelebrada por el obispo auxiliar de Bahía Blanca, monseñor Jorge Wagner; y por el obispo emérito, monseñor Guillermo José Garlatti, junto con sacerdotes del clero local. Participaron amigos y familiares del nuevo sacerdote, entre ellos sus padres, Sergio y Susana, y sus hermanos.

El joven oriundo de Coronel Suárez eligió como lema sacerdotal: "Den gracias al Señor porque es Bueno, porque es eterna su misericordia".

"Hoy, en la fiesta de los ángeles, les pido aquello que dice el texto, a sus ángeles del Salmo: 'Ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos'. Te llevarán en sus palmas para que tu pie no tropiece en la piedra -y agrego- para que descubras siempre en Jesús, no la piedra de tropiezo, sino la angular, edificada sobre el fundamento de los apóstoles, sobre Pedro. Sin autopsias, sin necropsias, sino sabiendo que el Espíritu nos habla a través de él. Yo rogaré por ti, le dice a Pedro, no al de ese documento de identidad, sino a todos, para que tu fe no desfallezca y para cuando esté de vuelta, confirma a tus hermanos", expresó el arzobispo en su homilía. 

El presbítero Sergio Boudou celebró su primera misa el mismo sábado a las 19 en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de Coronel Suárez. Allí, dirigió unas palabras a la comunidad: "Verdaderamente hoy es un día de fiesta y estoy muy agradecido, porque si hay alguien a quién tenemos que darle gracias en este día es a Dios, que es el que nos regala ser Iglesia y el compartir esto y cada momento de la vida. Es hermoso descubrir como la comunión que compartimos nos convierte en cuerpo de Cristo, que nos acompañamos en las buenas y en las malas".

"Hoy es un día de fiesta, y esta fiesta no estaría completa si no fuera con ustedes, con esta comunidad, que me vio nacer, que me vio crecer, en la que nos acompañamos y le hemos dado la bienvenida a tantos hermanos que han llegado, y en la que tenemos que seguir con el corazón abierto para los que van a venir", aseguró.